Megacity

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Pin It

Una osa andina (Tremarctos ornatus) y su cría fueron avistadas en el corredor del macizo de Chingaza, mientras un equipo de la CAR Cundinamarca realizaba actividades de seguimiento y control en la zona


La aparición de estos osos andinos evidencia que hay una pérdida de la cobertura vegetal y afectaciones en el hábitat natural de esta y demás especies del bosque alto andino, por cuenta del desplazamiento de la frontera ganadera y agrícola en la zona, de modo que se genera esa interacción entre las actividades antrópicas y la naturaleza.

El oso andino es una especie que se encuentra en estado vulnerable (V), según la escala de conservación de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) y declarado como especie amenazada según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible (Resolución 1912 de 2017), por lo que la CAR junto con otras Corporaciones Ambientales del país y Parques Nacionales, trabajan de manera articulada para promover estrategias y acciones para fomentar la protección de esta especie.

Le interesa Presencia del oso de anteojos en Guasca y Gachetá

De este modo, la Autoridad Ambiental hace un llamado a las comunidades para que detengan el avance del límite entre el bosque y sus actividades productivas, pues es el oso no es el que invade fincas y terrenos, sino el hombre que sigue invirtiendo sin control su hábitat natural.

Lea Reino Unido, en compañía del Instituto Humboldt trabajan para salvar el oso de anteojos en Colombia

El oso andino es una especie sombrilla, es decir, además de ser uno de los mayores dispersores de semillas en los bosques alto andinos, que es usado por una gran variedad de especies de aves, otros mamíferos como el puma, ocelote, venados, anfibios; de modo que su protección asegura la supervivencia de la mayoría de las especies asociadas a este ecosistema.

logogooglenews
Pin It