Megacity

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Pin It

La infraestructura, entre otros aspectos, ha permitido que Cundinamarca sea un departamento en permanente avance durante los últimos años. De hecho, este asegura el 75% del abastecimiento alimenticio e hídrico de la capital y sus cifras globales evidencian el potencial de la región


Entre 2016 y 2017 Cundinamarca superó el 2% de crecimiento promedio del país y llegó a 2,9%. En gran medida esto se debe a la inversión en infraestructura (transporte y movilidad, salud, educación, recurso hídrico, agroeconomía).

El Gobierno de turno se ha dedicado a fortalecer la productividad, la calidad, las nuevas siembras y, adicionalmente, el pequeño campesino, cuyas cadenas productivas se están compensando con asociatividad, todo con el fin de ser competitivos y suplir las necesidades de oferta y demanda de Bogotá.

Este año, sin embargo, el agro de la región se ha visto impactado por factores como el clima y el comportamiento de la tasa de cambio; así como otras dinámicas que se producen dentro del mismo mercado de los alimentos, como son la especulación, excesiva intermediación y disminuciones de producción debido a la poca rentabilidad de los cultivos.

No obstante, Cundinamarca se ha convertido en el pivote de distribución y dotación de alimento a través de municipios que hoy en día son potenciales zonas francas. Las principales están localizadas en Facatativá, Mosquera, Cota, Sopó, Tocancipá, Funza, Tenjo y Soacha.

Distribución masiva de alimentos, pero también cosméticos, cerámica, textiles, servicios de salud, y servicios de tercerización de procesos como call centers, hacen parte de lo que se puede encontrar en esas zonas.

Abastecer a Bogotá es categórico para el departamento porque ese proceso genera miles de empleos directos (24.000 en las zonas mencionadas) en los territorios de influencia –entre mano de obra calificada y no calificada–, pago de impuestos departamentales y nacionales y proyectos de inversión social.

Sopó fue el pionero. En el 2000 el municipio donde queda ubicada la planta de Alpina se lanzó al agua. Pero solo siete años más tarde nacieron zonas francas distribuidas en distintos pueblos donde se ubicó: Intexmoda, la zona franca de occidente, el Parque logístico (Plic), la zona franca de Tocancipá, Paul Calley, Siemens, Pepsico Alimentos, Vidrio Andino, Biodiesel y Cerámica San Lorenzo.

Cundinamarca es la anfitriona del Festival ‘A vuelo de cóndor’ que, este fin de semana, 7 y 8 de julio, tendrá lugar en la plaza central de Facatativá. Un evento que busca visibilizar lo mejor del departamento en términos de su riqueza cultural, vitalidad, paisaje, biodiversidad, fauna, flora, representaciones de patrimonio inmaterial, historia, cosmogonía, deporte, gastronomía, etc.

El festival es una iniciativa de SEMANA, la Gobernación de Cundinamarca, con su marca regional ‘Cundinamarca, El Dorado, la leyenda vive’, y Cine Colombia. En alianza con: Fuerzas Militares de Colombia, Amarilo, Aguardiente Néctar y Ron Santafé. Con el apoyo de: ETB, Parque Jaime Duque, De Todito y Margarita.

Serán tres meses de recorrido y un inventario de aventuras anclado en el corazón de Colombia.

Fuente: Semana.com


logogooglenews
Pin It