Megacity

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las tarjetas de memoria SD, miniSD y microSD han servido durante dos décadas a ampliar el almacenamiento de datos de dispositivos portátiles como teléfonos móviles, cámaras de vídeo y fotografía, videoconsolas, tabletas e incluso ordenadores portátiles


Dejando a un lado que el cambio de siglo y de milenio estaban a la vuelta de la esquina, en 1999 tres grandes como Panasonic, Toshiba y SanDisk se unieron para desarrollar una tecnología de almacenamiento que optimizase el espacio disponible: el estándar SD, acrónimo de Secure Digital.

Diseñaron un nuevo tipo para tarjetas de memoria que se llamaría Secure Digital o SD. Luego crearían la SD Association para unir fuerzas con otras empresas y difundir este formato. Y ese mismo año, en el Consumer Electronics Show (CES) de 2000 presentarían las primeras tarjetas SD. Su capacidad de almacenamiento era de entre 32 y 64 MB en una tarjeta de un tamaño de 3,2 por 2,4 centímetros y 2 milímetros de grosor.

Lea Estos son los teléfonos celulares que se actualizarán a Android 10

El poder de la SD

Se trata de una tarjeta de memoria no volátil, es decir, que los datos se guardan, aunque desconectemos o apaguemos el dispositivo que accede a su contenido.

Además, no consume energía para almacenar los datos y se puede reescribir la información miles de veces. Y al basarse en un chip sin piezas móviles como un disco duro, por ejemplo, es más resistente a caídas, golpes u otro tipo de accidentes.

A lo largo de estos 20 años se han sufrido constantes actualizaciones y versiones. El fin ha sido siempre reducir el tamaño de la tarjeta y ampliar la capacidad de almacenamiento.

mcp

logogooglenews

Pin It