Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los usos y oportunidades que brinda la tecnología para el aprendizaje son numerosos. Los estudiantes pueden realizar investigaciones y conseguir recursos en los momentos que más se ajusten a sus horarios, desde diferentes lugares y de acuerdo con sus necesidades


En 2005, la Unión Internacional de Telecomunicaciones, de Naciones Unidas, reconoció el potencial de las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) para “democratizar el conocimiento (...) y el acceso a la información, la cultura y la educación”.

El informarse contando con una mayor variedad de recursos y distintos formatos es uno de los beneficios de incluir la tecnología en el aula. No se trata de identificar la definición de un proceso solamente, sino de poder ver un video, una infografía, asistir a un foro en línea, entre otras posibilidades, para profundizar en un concepto. Otro potencial es la facilidad para mantenerse constantemente actualizado y el desarrollo de habilidades de autogestión del conocimiento.

Para Jaime Ibáñez, coordinador de la maestría en TIC Aplicadas a la Educación de la Universidad Pedagógica Nacional, integrar la tecnología a los entornos de aprendizaje permite una mayor personalización de los procesos, pues tienden a respetar “las diferencias individuales en cuanto a estilos cognitivos o de aprendizaje”. Además, afirma que las tecnologías “promueven un aprendizaje diferencial y adaptativo”, puesto que pueden adaptarse a situaciones de discapacidad, así como comprender diferencias culturales.

El término ‘aprendizaje invertido’ fue acuñado por los profesores Jonathan Bergmann y Aaron Sams, quienes plantearon que grabando los contenidos de una clase y permitiendo a los estudiantes revisarlos posteriormente en casa, luego podían utilizar el tiempo de clase para resolver dudas, aplicar los conocimientos y debatir.

El proceso logró que los estudiantes interactuaran más con sus maestros y otros estudiantes, pues cada uno percibía el contenido de una forma diferente y compartía sus aportes.

Según Juan Lucca, vicepresidente de Ventas para América Latina de Desire2Learn, corporación que diseña entornos de aprendizaje en línea, la principal ventaja de incluir la tecnología dentro del aprendizaje es que “los educadores pueden dar a cada estudiante la atención que merece y los estudiantes pueden aprender más a fondo”.

Según Patricia Ordóñez, especialista en TIC para la educación, la evolución tecnológica actual “exige que la manera como se enseñe se ajuste a lo que precisa el mercado laboral o profesional”. Así mismo, dice: A nuevas tecnologías, nuevos retos en la educación”.

Es decir, si un estudiante puede encargarse de aprender y navegar utilizando su propio criterio, teniendo en cuenta unos objetivos claros y comunes, el tiempo en las aulas se transforma en un espacio para