Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Arantxa es española y hace apenas unas semanas viajó a Estados Unidos. Necesitaba pedir un visado ESTA por internet. El formulario cuesta US$14, pero acabó pagando unos US$84


"Pensé que era la página oficial", le cuenta a BBC Mundo. A Sara, que vive en Londres, le sucedió algo parecido cuando solicitó su tarjeta sanitaria europea por internet. Después de haber hecho la gestión y haber pagado unos US$25, se enteró de que era gratuita.

"La pagina web que usé (european-healthcard.org.uk) ya ni siquiera existe. Pero si buscas en internet verás muchos otros sitios web que piden dinero por ello, cuando en realidad es gratis", explica Sara.

Es el viejo truco del "copia y pega", que lleva años funcionando en internet y tendiendo trampas a miles de personas en el mundo con páginas fraudulentas.

Se trata de sitios web que parecen idénticos a ciertas páginas oficiales, pero no lo son.

Y confunden a los internautas para que paguen más por la gestión de un documento: desde la solicitud de un pasaporte o la gestión de un visado hasta transacciones bancarias o la declaración de la renta.

Una investigación que publicó la asociación de consumidores británica Which? en 2013 reveló que la mitad de quienes acceden a este tipo de páginas web "falsificadas" no son capaces de detectarlas.

Pueden parecer oficiales porque incluso cuentan con los mismos anuncios de Google. Y quienes las diseñan son expertos en no dejar escapar el más mínimo detalle.

¿Qué puede hacer?

Desde el Centro de Seguridad en Internet para los menores en España, integrado en el programa Safer Internet ("internet más seguro") de la Comisión Europea recomiendan en primer lugar, verificar siempre que la URL sea la correcta y que haya un pequeño símbolo de candado en la parte izquierda de la web.

También es importante revisar la gramática para no dejar pasar ningún error que pueda confundirnos, además de comprobar el registro del dominio.

Por último, verificar los comentarios de otros usuarios e, incluso, confiar en tu sentido común.

Pero si no tiene tiempo para seguir estos pasos, los especialistas recomiendan que visite la siguiente página web: Desenmascara.me

Para comprobar si está o no ante una web falsa, tan solo debe copiar y pegar el enlace. Hasta ahora, la plataforma ya ha detectado más de 77.000 sitios falsos.

En Which? proponen seguir los siguientes pasos:

  1. Compruebe si es un anuncio: busque los resultados pagados del motor de búsqueda; los anuncios que aparecen en la parte superior de las páginas de resultados.
  2. Lee la página de inicio: tómese dos minutos para revisar la página web. No caiga en los trucos de los formularios de solicitud antes de leer el texto completo. A veces, incluso avisan de que el sitio no es el oficial.
  3. Compruebe la dirección web: que una web acabe en .org no garantiza que sea oficial. Por ejemplo, en el caso de Reino Unido debería ser gov.uk en lugar de org.uk.
  4. https vs http: aunque no siempre es una garantía, puede comprobar el "http" que aparece al principio de la dirección del sitio web. Si está introduciendo información personal, "https" sirve como forma de encriptación para proteger sus datos personales, a diferencia de "http".

gifgooglenews