Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los cigarrillos electrónicos levantaron un dilema entre los expertos en salud de Estados Unidos y Reino Unido. La FDA (la Administración de Comida y Medicamentos de Estados Unidos) impuso ayer jueves nuevas reglas para restringir el uso de estos cigarrillos


En cambio, la semana pasada un grupo médico prestigioso en Reino Unido dio su apoyo a los’ e-cigs’ como un buen tratamiento para dejar de fumar.

Frente a estas dos posturas, ¿a quién le creemos? Por un lado, FDA cree que los cigarrillos electrónicos son peligrosos porque hace que las personas se vuelvan más propensas a fumar cigarrillos tradicionales, según reporte de The New York Times. Las nuevas regulaciones exigen que se prohíba la venta a menores de 18 años, y que se les pida identificación a menores de 26. También se hace obligatorio que las compañías de e-cigarrettes registren sus productos frente a la FDA y les de un informe detallado de los ingredientes y procesos de manufactura de los mismos.

Sin embargo, los médicos del Royal College of Physicians en Reino Unido consideran que se debe incentivar a los fumadores a cambiar a cigarrillos electrónicos para eventualmente dejar de fumar, según informó The Verge.

Los cigarrillos electrónicos comenzaron a venderse hace una década como dispositivos que ofrecen dosis de nicotina, pero sin los químicos que causan cáncer. Es cierto que son menos dañinos que los cigarrillos tradicionales, pero ya que son tan nuevos, aún no se sabe con certeza cuáles serían sus efectos en la salud a largo plazo.

En general, la pregunta que se hacen los expertos sobre estos dispositivos es si ayudan a las personas a dejar de fumar o si son un ‘puente’ para comenzar a fumar, especialmente para los más jóvenes.

Algunas cifras en Estados Unidos parecen indicar que los e-cigarrettes ayudaron a disminuir la cantidad de jóvenes fumadores desde que se introdujeron hace unos años. Sin embargo, como aún no se saben los posibles daños que puedan causar estos cigarrillos no se puede cantar victoria frente a ese cambio. Ninguna de las estadísticas que tenemos hasta el momento han dado conclusiones irrefutables sobre la cuestión, según un reporte de Wired.

Los expertos consultados por Wired concluyen que nadie está en lo correcto respecto a este tema. Lo que consideran adecuado los médicos de Reino Unido es lo que pasaría en un mundo ideal: sería que los fumadores de cigarrillos tradicionales cambien esos por los electrónicos y luego eventualmente dejen esos también. Y para los que no fuman, el mensaje sería que no comiencen con ninguno de los dos. Pero las personas quizá no entiendan el mensaje en ese orden, sino al revés, según el medio.

Además, a juicio de Michael Siegel, un investigador de salud pública, con este medida la FDA prácticamente está incentivando el uso de cigarrillos tradicionales, porque esas compañías no tienen que registrar sus productos o pedir permiso para venderlos.

Se espera que la comunidad médica desarrolle más estudios que brinden mejor información en cuanto a los cigarrillos electrónicos y las soluciones más viables para que en general las personas no dependan de la nicotina.

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana