Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Con el avance de la tecnología y la continua generación de más y más datos, el gran desafío es encontrar sistemas de gran capacidad para almacenar esos datos


En otras palabras, discos duros de mayor densidad, rapidez y eficiencia. El problema es que esas características requieren de materiales cuyas propiedades magnéticas puedan ser fácil y rápidamente manipuladas para almacenar y tener acceso a los datos.

Ferromagnético y fotovoltaico

Ahora, científicos de la Escuela Politécnica Federal de Lausana, Suiza, (EPFL) han desarrollado un nuevo material a base de perovskita (un mineral relativamente raro encontrado en la corteza terrestre) al que se le puede cambiar su orden magnético rápidamente sin recalentarlo.

Eso significa el potencial para desarrollar discos duros que pueden, de manera fiable y eficiente, manejar grandes volúmenes de datos.

La perovskita fotovoltaica, que gradualmente se está convirtiendo en unaalternativa más económica a los actuales sistemas de silicio, ha llamado mucho la atención de científicos especializados.

Pero esta síntesis del material ferromagnético y fotovoltaico, desarrollado en el laboratorio de Laszló Forró en el EPFL, presenta propiedades únicas que lo colocan al frente de la lista de materiales para la nueva generación de sistemas de almacenamiento digital.

La manera en que se almacenan los datos en un disco duro es cambiando el magnetismo de su estructura.

Ese magnetismo se genera con la interacción de los electrones, que se encuentran y se mueven en el material; de cierta manera, es el resultado de la competencia entre los diferentes movimientos de los electrones.

Pero el resultado es que el estado magnético queda estampado en el material y no puede revertirse sin cambiar la estructura de los electrones en química o estructura de cristal del material.

gifgooglenews