Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Hoy en día, las computadoras funcionan como cajas fuertes donde almacenamos todo tipo de información valiosa, desde contraseñas de servicios online hasta los datos de nuestra cuenta bancaria


Sin embargo, las computadoras no son especialmente seguras. A medida que crece nuestra dependencia online, aumenta también la actividad de los ladrones informáticos.

El viernes pasado se produjo el ciberataque más grave de Estados Unidos en los últimos 10 años, que afectó a miles de millones de usuarios.

Con un sólo golpe, los hackers provocaron un verdadero caos en internet. Pero, otras veces, el sabotaje digital consiste en robarles las credenciales y contraseñas a los usuarios, compartiendo su información con un tercero (o con la red), usurpando su identidad digital o su dinero.

Pero, ¿cómo podemos darnos cuenta de si estamos en peligro?

Ataques "silenciosos"

Jim Wheeler, director de ciberoperaciones de Protection Group International (PGI), una compañía de inteligencia y seguridad con sede en Reino Unido, explica a BBC Mundo que en cualquier computadora o cuenta digital existe riesgo de sufrir un hackeo.

El problema es que los usuarios y las empresas muchas veces no son conscientes de ello.

"En el 60% de los casos las víctimas del hackeo se enteran a posteriori y a través de una tercera persona (a quien transmitieron un virus) o institución(como el banco)", dice Wheeler.

El especialista explica que en algunos casos los usuarios se dan cuenta cuando tratan de acceder, sin éxito, a una cuenta. Otras, cuando la computadora funciona más lentamente. Pero, en general, es difícil percatarse.

Cambie sus contraseñas

El error más común es utilizar la misma contraseña (que muchas veces no es especialmente segura) en diferentes sitios de internet. Y los hackers se aprovechan de eso.

Hay una forma en la que puede sacar ventaja aún cuando ya hayan actuado los piratas informáticos: cambie su contraseña.

El científico informático Jeremiah Onaolapo y sus colegas del University College de Londres llegaron a esa conclusión tras un experimento en el que crearon 100 cuentas de Gmail y las compartieron (a propósito) en sitios de internet donde podrían ser hackeadas.

No corra riesgos innecesarios

"Otras medidas importantes son utilizar sistemas de autenticación en dos pasosy mantener el sistema actualizado (la computadora y el navegador)", dice Wheeler.

"Hay que usar siempre programas con licencias originales adquiridos y descargados de páginas oficiales, de fuentes de confianza", agrega Chifa.

Según el experto, también conviene "evitar abrir correos extraños y no hacer clic en enlaces y páginas desconocidas".

"Normalmente, detectamos que hemos sido hackeados porque nuestros contactos reciben algún correo extraño nuestro", explica. "Otra señal clásica es el empeoramiento del rendimiento de nuestra computadora o páginas de publicidad que se abren de forma aleatoria".

gifgooglenews