¿Cómo eran las cirugías sin anestesia?

¿Cómo eran las cirugías sin anestesia?


Las técnicas en cirugía han avanzado muchísimo en la edad contemporánea, especialmente desde la aparición de la anestesia. Pero, ¿cómo eran las intervenciones quirúrgicas antes?

  1. Cirugías rápidas para minimizar la muerte por hemorragia. De hecho, los cirujanos más valorados eran los más rápidos y una amputación podía realizarse en unos 10 o 15 minutos.
  2. Hasta 1846, a los pacientes se les daba alcohol o algún material como un bastón de cuerdo para morderlo durante lo que durara la intervención.
  3. A principios del s. XIX no se conocía la existencia de los microbios y, por tanto, no se utilizaba ningún método antiséptico. Los cirujanos reutilizaban las batas manchadas de sangre, símbolo de su éxito profesional; se lavaban las manos solo tras la operación y los instrumentos y materiales utilizados tampoco se limpiaban.

¿Cómo apareció la anestesia?

La historia nos traslada e EEUU en diciembre de 1844 cuando el Gardner Quincy Colton, un showman itinerante, hizo una demostración de los efectos de la inhalación de óxido nitroso. La casualidad quiso que entre el público se encontrara Horace Wells, un dentista interesado en las innovaciones para su profesión.

El interés de Wells le llevó a realizar un experimento a la mañana siguiente durante el cual, su colega John Riggs le extrajo uno de sus propios dientes después de haber inhalado el gas. Un resultado exitoso llevó a Wells a aprender a fabricar óxido nitroso y utilizarlo en su consulta. Cuando se decidió a mostrar su descubrimiento en la universidad, en concreto en la Facultad de Medicina de Harvard, el anestésico no funcionó y Wells perdió la atención y el interés de sus colegas.

Sin embargo, uno de los discípulos de Wells, el doctor William Norton, continuó investigando en esta línea, pidió ayuda a su profesor de química en Harvard, Charles Jackson, para mejorar la técnica y el gas utilizado. Hay mucha controversia acerca de quién fue realmente el descubridor de este método, pero el caso es que Morton estudió y probó en animales y pacientes la administración de éter para limitar el dolor en las cirugías.

Este tuvo más suerte que su maestro Wells, pues cuando el 16 de octubre de 1846 le invitaron al Hospital General de Massachusetts a hacer una demostración ante una gran audiencia, la anestesia funcionó.

La noticia del descubrimiento corrió como la pólvora, y en diciembre de ese mismo año, ya se estaba poniendo en práctica en las salas de operaciones del Reino Unido

Pin It


 

megbmusicp

 

nectar

 

abogado