Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuando los investigadores encontraron el cánido –de la era del Pleistoceno e identificado como un lobo o un híbrido domesticado de lobo y perro–, decidieron usar sus restos para demostrar que el ARN puede sobrevivir durante miles de años


Científicos transcribieron con éxito secuencias de ácido ribonucleico (ARN) del tejido hepático perteneciente a un lobo de hace 14.300 años y preservado en el permafrost de Siberia.

Hasta hace poco solo el ADN era utilizado para estudiar, por ejemplo, los genomas de los antiguos egipcios, de los primeros británicos u otros de los primeros antepasados humanos.

Lea Así levantaban los antiguos griegos piedras de más de 400 kilos sin grúas

Ahora, al extraer y secuenciar el ARN de un espécimen de unos 14.000 años de antigüedad, los investigadores arrojan nuevas luces sobre el remoto pasado de este animal. El ARN más antiguo que se había recuperado hasta ahora –aunque imposible de ser secuenciado– provino de Ötzi, el "hombre de hielo", que con sus 5.300 años es la momia más antigua de nuestra especie, el Homo sapiens.

gifgooglenews