Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Científicos determinan el origen de una erupción ocurrida en el siglo VI que contribuyó a generar un drástico descenso de la temperatura en la Tierra


La crisis fue ocasionada por el volcán Ilopango, de El Salvador, que lanzó partículas y gases hasta una altura de 50 kilómetros. La erupción fue la segunda registrada con muy pocos años de diferencia. La primera se remonta a alrededor del año 536 y podría haber sido en Islandia o en Alaska (EE.UU.) la segunda, la del Ilopango, ocurrió en el año 539.

La erupción en El Salvador creó la formación rocosa conocida como Tierra Blanca Joven la más grande en América Central que los humanos hayan presenciado.

¿Cómo lo descubrieron?

Los investigadores recogieron partes de tres troncos enterrados en ceniza volcánica ubicados a una distancia de entre 25 y 30 kilómetros del lago que hoy cubre la antigua caldera. "Las condiciones de preservación en ese sitio son algunas de las más notables que he visto", destacaron los especialistas afirmando también que “uno parecía un árbol recién caído".

Lea El despertar de un volcán prehistórico contribuyó al calentamiento global

Al estudiar los anillos de crecimiento y someter las muestras a análisis de carbono 14, dedujeron que habrían muerto entre los años 500 y 545. Para calcular la fecha de la erupción, sumaron modelos atmosféricos que permitieron estimar que el proceso ocurrió en el 539, explicando así el enfriamiento global, la hambruna y hasta la reducción temporal en la construcción de monumentos por parte de los mayas.