Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El emotivo concepto pertenece al neurocientífico estadounidense Christof Koch, quien ha dedicado buena parte de su carrera al estudio de las bases neuronales de la conciencia


Así como un conjunto de células forman los tejidos y órganos del cuerpo, Koch asegura que los mecanismos cerebrales mínimos donde se genera la experiencia humana se llaman Correlatos Neuronales de la Conciencia (NCC según sus siglas en inglés).

Afirma que toda experiencia consciente ocurre en una zona específica del cerebro que se llama la corteza posterior, que se encuentra en la parte superior trasera de la cabeza.

Le interesa Confirmados los efectos negativos de las bebidas embriagantes en el cerebro

Los humanos no son los únicos capaces de tener consciencia. Los mamíferos, las abejas, cefalópodos y aves son solo algunos de los animales capaces de recordar, sentir dolor, resolver problemas y que poseen una experiencia consciente.

El cerebro en las elecciones

La neurofilósofa canadiense Patricia Churchland suman a la ecuación de la experiencia la variable de la ética y moral para hablar de la consciencia.

Lea Descubren gusano parasitario que invade cerebros humanos

Churchland alega en su libro Conscience: The Origins of Moral Intuition que los mamíferos desarrollamos la empatía de manera evolutiva porque nos ayuda en la supervivencia. El apego de las madres con nuestras crías los ayuda a sortear los peligros y aumenta sus posibilidades de llegar vivos a la adultez.

La investigadora ha concluido que el cerebro condiciona nuestros impulsos morales y hasta nuestras creencias políticas.

En uno de sus experimentos, colocó a varios sujetos en un equipo de resonancia magnética mientras le mostraba imágenes que no tenían contenido ideológico. Específicamente, le enseñaban una foto de una persona con la boca llena de gusanos vivos, mientras registraba las diferencias en los niveles de actividad en las regiones cerebrales.

“Había niveles  más elevados de actividad si te identificabas como muy conservador que si te identificabas como muy liberal. Sólo en la imagen de los gusanos retorciéndose en la boca podías distinguir a los conservadores de los liberales con una exactitud del 83 por ciento”.

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana