Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
  • Hemos aprendido a cultivar plantas sin tierra 
  • La agricultura hidropónica es una forma de producción alimenticia de nicho
  • ¿Puede esta forma de cultivar plantas ayudar a alimentar la creciente población urbana?

Ahora la tecnología nos sugiere una serie de soluciones para la producción de vegetales en el mundo; este es el caso de la empresa Fujitsu que está aplicando análisis de datos basados en la nube para la producción de lechugas y espinacas bajas en potasio.

La operación se lleva a cabo en una "sala limpia" libre de polvo, usada anteriormente para la producción de semiconductores.

Su plataforma en la nube, Akisai, almacena y analiza información de numerosos sensores en los invernaderos, y permite que las unidades de calefacción, los ventiladores y otros equipos se controlen de forma remota.

Otro caso de éxito que registra la BBC es la compañía que vende lechugas producidas específicamente para hospitales, supermercados y hoteles, dice que su servicio en la nube está recolectando información valiosa que da como resultado una producción numerosa y de mejor calidad.

Estas mejoras podrían alentar a más productores a entrar en el mercado, y a que "aumente el número de personas en las generaciones más jóvenes que se interesen por la agricultura", añadió el portavoz de la empresa.

Del campo a la mesa

En China, la start-up Alesca está transformando contenedores de barco en desuso en minigranjas hidropónicas altamente automatizadas. Las unidades requieren no más de dos horas de trabajo por semana, señala su fundador, Young Ha, ya que los programas se encargan de la mayor parte del mantenimiento.

Las minigranjas producen más rendimiento por metro cuadrado que cualquier otro método agrícola. Se usan luces LED más eficientes y se crean mecanismos de automatización y programas para lograrlo.

Los sistemas de control escuchan y monitorean a las plantas a través de sensores e indican cómo están creciendo, cuán sanas están, y si requieren ajustar el ambiente y los nutrientes automáticamente para generar condiciones de crecimiento más óptimas.

Sin embargo, los agricultores en muchos países no cuentan con suministros de electricidad confiables, infraestructura suficiente y mano de obra calificada. No obstante, concuerda con que las nuevas tecnologías pueden finalmente ayudar a la producción hidropónica a alcanzar escala industrial y así, ayudar a alimentar al mundo.

Fuente: BBC

gifgooglenews