Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La ola de frío que experimenta América del Norte al este de las montañas rocosas, con temperaturas en niveles similares al Ártico, es real, pero es solo una parte de la historia


Simultáneamente, existen temperaturas cálidas récord en otras partes del mundo, desde Australia hasta el verdadero Ártico.

Los brotes de frío extremo se han vuelto más severos en los últimos años debido a una combinación de calentamiento global y el vórtice polar. Aquí está la ciencia de cómo funciona y por qué el calentamiento global está desempeñando, paradójicamente, un papel importante en las temperaturas récord de hoy.

¿Cómo funciona?

A medida que la Tierra gira sobre su eje, experimentamos un calentamiento durante el día (bajo la luz solar directa) y un enfriamiento durante la noche (en la oscuridad), a medida que la Tierra irradia su calor almacenado hacia las profundidades del espacio. Cuando nuestro hemisferio está inclinado hacia el Sol, experimentamos meses de verano; cuando nuestro hemisferio se aleja del Sol, experimentamos meses de invierno.

Por su parte, el océano almacena grandes cantidades de calor y corrientes oceánicas que transportan ese calor de un lugar a otro. Sin embargo, la atmósfera es el factor más importante.

En cualquier planeta que gire habrá un efecto llamado vientos dominantes. A medida que la atmósfera circula alrededor del mundo, el planeta Tierra típicamente experimenta tres tipos diferentes de vientos, normalmente confinados a tres zonas diferentes de latitud..

Debido a la delgadez de la atmósfera de la Tierra, nuestra inclinación axial sustancial, el comportamiento de la capa de nubes y reflectividad en los polos y otros factores, nuestro planeta tiene una diferencia de temperatura extremadamente grande entre el ecuador y los polos. Esta diferencia de temperatura es más pequeña en el verano, cuando las áreas polares experimentan casi 24 horas de luz solar continua, y más grandes en el invierno, donde casi siempre es de noche.

El resultado: graves diferencias de temperatura, existe una zona persistente, de gran escala y baja presión que gira en forma de ciclón en cada polo: de oeste a este. (En el sentido contrario a las agujas del reloj, en el polo norte, en el sentido de las agujas del reloj, en el polo sur). Estas dos zonas se conocen como vórtices polares, y cada una de ellas comienza a unas pocas millas de la atmósfera y se extiende hacia la estratosfera.

Finalmente, mientras la Tierra continúa calentándose, fenómenos meteorológicos extremos como este se convertirán en un lugar común, y muchos climatólogos predicen que un vórtice polar inestable nos trae tormentas como esta varias veces por década.

 

gifgooglenews

americanenglishcompany