nectarsidebar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Fue encontrada una carta escrita por Galileo Galilei, hace 250 años y que ha despertado la curiosidad de los científicos e historiadores alrededor del mundo


La carta se encontraba confundida en el archivo de la Royal Society, en Londres. Salvatore Ricciardo, que visitó la biblioteca con otros motivos de investigación, la encontró practicamente por accidente al revisar el catálogo.

"No puedo creer que haya descubierto la carta que prácticamente todos los estudiosos de Galileo pensaron que se había perdido irremediablemente'", comentó Ricciardo a la revista Nature.  "Parecía aún más increíble porque la carta no estaba en una biblioteca oscura, sino en la biblioteca de la Royal Society".

Son siete páginas escritas el 21 de diciembre de 1613 y el destinatario era un amigo de Galileo, Benedetto Castelli. Su contenido muestra que Galileo sabía muy bien el lío en el que se estaba metiendo al refutar la doctrina católica. Demuestra también que intentó desde un primer momento mitigar los problemas que podía acarrearle esa postura. 

El descubrimiento de Ricciardo apunta a que fue el mismo Galileo el que editó la carta para que no resultara tan incendiaria y la reenvió a otro amigo pidiéndole que la copiara al Vaticano.

En la carta Galileo plantea a su amigo que las escasas referencias en la Biblia a los eventos astronómicos no deberían tomarse literalmente. De acuerdo a sus investigaciones, los libros bíblicos fueron escritos para una audiencia no entrenada en estos temas. Para Galileo, el modelo heliocéntrico de la Tierra que orbita el Sol, propuesto por el astrónomo polaco Copérnico 70 años antes, en realidad no era incompatible con la Biblia.

Allan Chapman, historiador de la ciencia en la Universidad de Oxford, Reino Unido, comentó a la revista Nature que el descubrimiento de la carta "es tan valioso que permitirá nuevos conocimientos sobre este período crítico".

Galileo fue condenado por herejía y pasó sus últimos nueve años de vida bajo arresto domiciliario.

Fuente: El Espectador 

 

logogooglenews

Pin It