nectarsidebar

comunicadomegacityp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

En 2016, dos científicos declararon que podría haber un lejano planeta con 10 veces el tamaño del planeta Tierra. El reciente avistamiento de un cuerpo rocoso le da fuerza al caso del "Planeta Nueve", aunque el masivo planeta aún no ha sido descubierto oficialmente


En 2017, la NASA declaró que hay una probabilidad de que nuestro Sistema Solar tenga un novena planeta, incluso si es difícil de encontrar.

El planeta podría tener 10 veces la masa del Planeta Tierra, y estaría 20 veces más lejos del sol que Neptuno, el octavo y hasta ahora, último planeta del Sistema Solar. En ese entonces, la Nasa se refirió al hallazgo como “planeta Nueve”, y  aunque es muy difícil obtener pruebas claras de su existencia, algunos científicos están absolutamente convencidos de que está ahí afuera.

Ahora, los astrónomos reportaron que han avistado otro mundo distinto (tal vez tan distante como Pluto) cuya órbita es tan extraña que probablemente sea guiada por el Planeta Nueve. "No es una prueba de que el Planeta Nueve exista", dijo David Gerdes, astrónomo de la Universidad de Michigan y coautor del nuevo documento, a Quanta Magazin. “Yo diría que la presencia de un objeto como este en nuestro sistema solar refuerza el caso del Planeta Nueve”.

Gerdes y sus colegas detectaron el nuevo objeto en datos del Dark Energy Survey, un proyecto que investiga la aceleración de la expansión del universo al examinar una región muy por encima del plano del sistema solar. Esto hace que sea una herramienta poco probable para encontrar objetos dentro del sistema solar, ya que en su mayoría orbitan dentro del avión. Pero eso es exactamente lo que hace que el nuevo objeto sea único: su órbita está inclinada 54 grados con respecto al plano del sistema solar. 

"Ahora hay cinco líneas diferentes de evidencia que apuntan a la existencia del Planeta Nueve", dijo Konstantin Batygin, un astrofísico planetario del Instituto de Tecnología de California (Caltech), quien es parte de un equipo en la búsqueda del planeta hipotético.

Según el portal especializado en astronomía Futurism, todo empezó en 2016, cuando Batygin y su colega Mike Brown observaron seis objetos en el Cinturón de Kuiper que se comportaban de manera extraña. Todos tenían órbitas elípticas, apuntaban a la misma dirección y estaban inclinadas de la misma manera. Ese comportamiento sugería un centro de gravedad en común, es decir, la presencia del Planeta Nueve.

“Las simulaciones de computador que tomaron en cuenta el planeta hipotético indicaron que también debería haber varios otros cuerpos con inclinaciones más extremas desde el plano solar, a 90 grados. Brown se dio cuenta de que los astrónomos ya conocen cinco de esos objetos, lo que significa que la naturaleza encajaba con las simulaciones”, escribe Futurism.

Por otro lado, el Planeta Nueve explicaría por qué la órbita de otros planetas está inclinada a unos seis grados del ecuador solar: con el tiempo, la gravedad distante del Planeta Nueve hizo que todo el sistema de planetas se alejara del centro, y se ladeara.

"Ningún otro modelo puede explicar la rareza de estas órbitas tan inclinadas", explicó Batygin. Con base en ese comportamiento, los científicos creen que el Planeta Nueve es un planeta rocoso y masivo que es extremadamente común en el universo pero que nuestro sistema solar no tiene, por razones que aún no pueden explicar.

Según Quanta, Batygin y Brown están utilizando el Telescopio Subaru en el Observatorio Mauna Kea de Hawái para continuar su búsqueda del Planeta Nueve. Según Batygin, este telescopio es la mejor herramienta disponible para cazar algo oscuro y distante en la vasta extensión del cielo.

Fuente: El Espectador 

Descuentos en Megacity:

megacityp

 

logogooglenews

Pin It