Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un proyecto de la European Space Agency (ESA) quiere estudiar cómo crecerían las algas en la Estación Espacial Internacional y así producir oxígeno en el espacio exterior


Se han desarrollado varias técnicas y satélites para medir la fotosíntesis de las plantas de la Tierra desde el espacio, ¿pero qué tal si el proceso se diera fuera de nuestro planeta?

Los investigadores del proyecto piloto Artemiss, de la ESA, van a analizar cómo en un lugar sin gravedad como el espacio sería posible que crecieran las plantas, y sobre todo, cómo harían la fotosíntesis, el proceso mediante el cual los organismos convierten la luz en energía y liberan oxígeno.

En teoría, si logran hacer que las algas crezcan, se produciría oxígeno dentro de la Estación Espacial Internacional y se evitaría la necesidad de transportarlo desde la Tierra, haciendo posible una de las metas para los próximos vuelos espaciales: que sean autosuficientes.

Para el experimento, cargaron la microalga Arthrospira  –conocida como espirulina– en un fotobiorreactor, “una especie de cilindro bañado de luz”, según la descripción de la ESA. Si todo sale a pedir de boca, en la Estación Espacial Internacional, el dióxido de carbono se transformará en oxígeno y masa biocombustible a través de la fotosíntesis. Aunque es una prueba a pequeña escala, lograr producir oxígeno en el espacio exterior sería un paso para n uevas tecnologías que permitan la vida en otros escenarios fuera del planeta Tierra