Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un rastro de huellas fosilizadas de tres dedos que miden casi 57 cm de largo muestra que un enorme dinosaurio carnívoro acechó en el sur de África hace 200 millones de años, cuando la mayoría de los dinosaurios carnívoros eran bestias de tamaño modesto


El 26 de octubre científicos descubrieron las huellas en un antiguo banco fluvial en Lesotho, y estimaron que el dinosaurio, al que llamaron Kayentapus ambrokholohali, medía unos 9 metros de largo.

No se encontraron huesos fosilizados, pero las pisadas por sí solas mostraron mucho sobre el animal. Los científicos concluyeron que era un gran terópodo, el grupo de los dinosaurios carnívoros de dos patas que incluía a gigantes posteriores como Tyrannosaurus y Giganotosaurus, pero que era más liviano que esas bestias. El grupo de los terópodos también dio origen a las aves.

Kayentapus vivió temprano en el Período Jurásico, poco después de la extinción masiva que condenó a otros grandes depredadores terrestres reptilianos que vivieron en el Período Triásico anterior, cuando aparecieron por primera vez los dinosaurios.

“Nuestro hallazgo corrobora la hipótesis de que los terópodos alcanzaron un gran tamaño relativamente temprano en el curso de su evolución, pero aparentemente no antes de la frontera Triásico-jurásica”, declaró el paleontólogo Fabien Knoll, de la Fundación Dinópolis en España y la Universidad de Manchester en Gran Bretaña.

No hay fósiles esqueléticos de dinosaurios carnívoros tan grandes prematuros en la historia evolutiva de los dinosaurios. Vivía en el antiguo supercontinente del hemisferio sur de Gondwana.

Hay otras huellas fosilizadas en Polonia que indican un terópodo de tamaño similar que habitaba en el supercontinente norteño de Laurasia alrededor de la misma época.

Los terópodos de tamaño similar no aparecen en el registro fósil hasta 30 millones de años después, afirmó Knoll.

Las huellas fueron encontradas en lo que una vez fue una orilla del río, mostrando marcas de ondulaciones reveladoras y grietas de desecación.

“Es la primera evidencia de un animal extremadamente grande que se alimentaba de carne vagando por un paisaje dominado por una variedad de dinosaurios herbívoros, omnívoros y carnívoros mucho más pequeños”, agregó la paleontóloga Lara Sciscio, de la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica.

En una investigación separada, otros científicos el 26 de octubre describieron otro nuevo dinosaurio, un herbívoro llamado Matheronodon provincialis, que vivió hace 70 millones de años. Sus fósiles fueron descubiertos en el sur de Francia.

Matheronodon se distingue por sus grandes dientes con un filo similar al cincel que proporcionaba una poderosa acción de corte tipo tijera para comer vegetación dura, declaró el paleontólogo Pascal Godefroit, del Instituto Real Belga de Ciencias Naturales en Bruselas.

gifgooglenews