Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un equipo de investigadores de la Universidad de Valladolid ha analizado las llamadas INDCs, las propuestas presentadas por 188 países para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y las acciones que llevará a cabo cada estado para cumplir los objetivos del Acuerdo de París para no aumentar la temperatura más de 2 ºC


Al aplicar modelos matemáticos, los investigadores advierten que, incluso en el escenario más optimista, las temperaturas aumentarían entre 3 y 4 grados en 2050, respecto a los niveles preindustriales.

En el Acuerdo de París, aprobado en diciembre de 2015, un total de 195 países se comprometió a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero para mitigar el impacto del cambio climático. Los gobiernos pactaron un objetivo a largo plazo: mantener el aumento de la temperatura media mundial por debajo de 2 ºC sobre los niveles preindustriales, es decir, sobre la temperatura media registrada antes de 1850.

Para la comunidad científica, los 2 ºC son una “barrera segura”, ya que sobrepasada esta temperatura “el cambio climático podría entrar en una fase de no retorno”. “El aumento de las temperaturas no sigue una evolución lineal, sino exponencial, y a partir de un determinado momento se activarían algunos mecanismos que harían que el aumento de las temperaturas se disparara”, explica el investigador de la Universidad de Valladolid (UVa) Jaime Nieto.  

Para contribuir a este fin, los distintos países presentaron durante la conferencia de París sus Contribuciones Previstas Determinadas a Nivel Nacional (sus INDCs, por sus siglas en inglés), una serie de planes de acción que recogen la cantidad de emisiones que tratará de reducir cada país y las políticas que llevarán a cabo para alcanzar esa meta.

“El Acuerdo de París deja todo en manos de las INDCs, es decir las propuestas que haga cada uno de los países. Se pasa de un mode