Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nadie puede negar la importancia de los espermatozoides. Por eso se almacenan a una temperatura distinta a la del resto del cuerpo en los testículos o cuentan con un “casco” resistente llamado acrosoma que les permite perforar las paredes de los óvulos


Ahora resulta que, además, existen células del sistema inmune que se encargan de protegerlos, cual guardaespaldas con un importante dignatario. 

La investigación, publicada en el Journal of Experimental Medicine nació de una pregunta lógica cuya repuesta es esquiva. Si los espermatozoides son cuerpos que comienzan a aparecer muchos años después del nacimiento de un hombre, ¿por qué no son atacados y destruidos por el sistema inmunológico? Los investigadores del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia (CNRS) encontraron que la respuesta se encuentra en un tipo de células macrofagas de los testículos.

Este tipo de células se producen en la médula ósea, al igual que el resto de células que conforman el sistema inmunológico del cuerpo. Guiados por Michael Sieweke, del Centro de Inmunología de Marsella-Luminy, el equipo investigador diseñó unas moleculas especiales que se adhirieron a estas células macrofagas, y de esta manera, las siguieron en su recorrido desde la médula hasta los túbulos seminíferos en los testículos, don