Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Tener a su disposición una pastilla para calmar el dolor es algo bastante moderno.Sin embargo, el dolor ha sido parte de la existencia humana a lo largo de toda nuestra historia


¿Qué hacían las generaciones anteriores para lograr un poco de alivio? Estos son algunos de los extraños y sorprendentes métodos que se usaron en siglos pasados.

1. Éter

El compuesto conocido como éter, o éter etílico, fue descubierto siglos antes de que se conociera su efectividad como anestésico.

Sus usos medicinales eran mayoritariamente para tratar infecciones pulmonares y la enfermedad del escorbuto, aunque también se usaba como droga recreativa.

Fue precisamente esta utilización la que llevó a su descubrimiento como analgésico. Lo que se hacía era empapar toallas con el líquido y ponérselas en la cara. En una de esas sesiones, sin embargo, un médico llamado Crawford Long se dio cuenta de que sus amigos dejaban de sufrir dolores aunque tuvieran herida o golpes.

Así que empezó a explorar las posibilidades del éter para utilizarlo durante intervenciones médicas. Aunque es relativamente seguro, puede causar náuseas y vómitos, por lo que dejó de usarse.

Por todo esto se reemplazó por el cloroformo que, además, tiene la ventaja de que funciona mucho más rápido. Se utilizó en Estados Unidos y Europa desde 1842 hasta principios del siglo XX.

2. Corteza de sauce

Al principio, la corteza de sauce se masticaba para tratar la fiebre y la inflamación. Ahora está disponible comercialmente en cápsulas, en polvo