Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Es indudablemente una de las manifestaciones más destacadas y notorias del cambio climático, fenómeno que sigue siendo negado en altas esferas políticas y/o corporativas, pese a la preocupación y alerta también creciente de la comunidad científica


Nuevo récord histórico en el Ártico (pero no del bueno)

“He observado los patrones climáticos del Ártico por 35 años”, aseguró Mark Serreze, el director del National Snow and Ice Data Center estadounidense (“Centro Nacional de Datos de nieve y hielo”), “pero nunca he visto nada como lo que hemos experimentado en los últimos dos inviernos”.

Es invierno en la región ártica, época del año en la que comienza a formarse una capa de hielo flotante sobre el océano, o a aumentar su espesor en las regiones más cercanas al polo donde la capa es permanente.

Los primeros días de marzo, sobre el fin del invierno, son los que registran el nivel máximo de hielo en el año.

Pero las temperaturas cada vez más altas en las regiones polares han hecho que el nivel de hielo registrado en el Ártico se ubique en su menor nivel histórico en invierno, por tercer año consecutivo en este mes de marzo (su menor máximo, digamos).

Este 2017, el hielo alcanzó un máximo de 14.4 km², el menor valor desde que se realiza la medición, es decir en 38 años. El registro ocurre después de un otoño y un invierno que fueron también más calientes que lo habitual, con temperaturas de 2.5ºC más que el promedio en el Océano Ártico.

Las temperaturas también han aumentado en zonas más cercanas a los polos, creando “olas de calor” polar.

Por su parte, la capa de hielo también es un poco menos espesa este año que lo que ha sido durante los últimos cuatro años.

Otro científico a cargo de estas mediciones dijo que “hielo no muy espeso rodeado de clima templado no es una manera muy auspiciosa de comenzar la temporada de derretimientos”, que llegará en los próximos meses.

En septiembre de 2016, también el registro de verano del hielo ártico había sido el menor históricamente.

Esta misma semana, la Organización Metereológica Mundial de las Naciones Unidas advirtió que el 2016 fue el año más caliente del que haya registro, lo que ha puesto al mundo en un terreno inexplorado durante este nuevo año, y con enormes desafíos para revertir o apalear las consecuencias del cambio climático.

Mientras tanto, la nación responsable de uno de los mayores volúmenes de emisiones de dióxido de carbono, no sólo se ha erigido como la principal representante de la negación del cambio climático con sus representantes en las áreas gubernamentales correspondientes, sino que parece estar haciendo todo lo posible para revertir los pequeños pero significativos avances que se habían logrado.

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana