Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Los dinosaurios son fascinantes y espeluznantes por su tamaño, su aparente ferocidad y su parecido con criaturas míticas


Rompiendo la barrera del sonido:

Se cree que la cola del Apatosaurus movía a una velocidad superior a la del sonido (343 metros por segundo) creando un ruido endemoniado que podía escucharse a kilómetros a la redonda. Lo más curioso es que, al parecer, este dinosaurio de 23 metros de largo y 20 toneladas, no utilizaba el rabo para atacar sino para intimidar con el estruendo.

Manjar de T-Rex

Uno de los platillos favoritos del T-Rex era el Ankilosaurus, un inocente herbívoro que sin embargo oponía una formidable arma defensiva. Tenía en el extremo de la cola una masa ósea endurecida parecida a una bola de demolición, con la que debió ser capaz de fracturarle los tobillos al T-Rex.

Dinosaurio caníbal

El Majungasaurus, también llamado «T-Rex del hemisferio sur» vivió en la isla de Madagascar y es el único caso entre los dinosaurios que parece haber practicado el canibalismo. En algunos huesos de Majungasaurus fueron halladas marcas de dientes que solo podían haber sido dejadas por un hermano, al menos entre los dinosaurios conocidos de la zona. Es un indicio de que posiblemente era caníbal.

gifgooglenews