Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Un nuevo estudio publicado en la revista Nature Communications y realizado por la Universidad de Londres reveló que las infecciones orales por virus del papiloma humano eran más propensas a convertirse en cáncer de garganta terminal en el caso de los hombres japoneses a diferencia de las mujeres


Los investigadores encontraron que las mujeres (y no los hombres) proporcionan una vía de transmisión adicional, y pueden pasar infecciones a sus hijos durante el embarazo, nacimiento y lactancia, además de la transmisión horizontal mediante relaciones sexuales.

Los hombres, por el contrario, solo tienen un modo de transmisión posible.

Diferencias según sexo biológico

Los autores del estudio simularon la propagación del virus linfotrópico tipo 1 de células T humanas a través de modelos matemáticos para hombres y mujeres, y descubrieron que el virus mostraba una presión evolutiva sobre las mujeres para que sean menos dañinas para ellas.

De acuerdo a los autores, la selección natural favorece a los patógenos que causan mortalidad diferencial en hombres y mujeres cuando se transmiten horizontal y verticalmente. En particular, se espera que los patógenos desarrollen un grado de virulencia masculina igual al de los patógenos en una población sin transmisión vertical y un grado de virulencia femenina menor que el de los patógenos en una población sin transmisión vertical.

También existe una teoría adicional sobre la diferencia de la propagación que dice que por ejemplo en Japón, las mujeres amamantan a sus bebés más comúnmente y por más tiempo, dándole al virus más oportunidad de ingresar a otro huésped, aunque esta teoría ignoraría otras variables como la etnia o la cultura, que podrían estar involucradas en la propagación del virus.

La importancia de las diferencias

Para los expertos, el estudio refleja la necesidad de realizar ensayos clínicos en ambos sexos, en lugar de predominantemente en los hombres como suele ocurrir. Los propios parásitos se comportan de manera diferente en hombres y mujeres, y es necesario saber lo que hacen en ambos sexos.

Los investigadores no están seguros de cómo los virus saben el sexo del anfitrión. Pero una vez que encuentren explicación, se podrían tratar infecciones virales en el futuro pensando en el cuerpo femenino en vez del masculino y así tomar un curso de acción diferente.

A su vez, los hallazgos pueden ser útiles para la propagación de otros virus, ya que no solo el papiloma puede matar a los hombres con más frecuencia que a las mujeres.

Por ejemplo, los hombres infectados con tuberculosis tienen 1,5 veces más probabilidades de morir que las mujeres, los hombres infectados con el virus Epstein-Barr son al menos dos veces más propensos a desarrollar linfoma de Hodgkin, y los hombres infectados con papiloma humano tienen cinco veces más probabilidades de desarrollar cáncer que las mujeres.

Sin duda estos hallazgos podrían cambiar los tratamientos del futuro, permitiendo que sean personalizados según el sexo y al mismo tiempo buscando que se investigue más acerca de las causas de estas diferencias entre hombres y mujeres.

gifgooglenews