Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Son 32 trazos que se repiten, una y otra vez, en las paredes de cuevas de toda Europa


Registros simples, apenas líneas en zigzag, puntos, triángulos inacabados, cruces torcidas o lo que a simple vista podrían ser figuras geométricas desprolijas.

Pero no son un trabajo de apuro o la creación de un dibujante torpe: los científicos creen que, en conjunto, constituyen el código de escritura más antiguo del que se tenga registro.

Y son el desvelo de Genevieve von Petzinger, una paleoantropóloga de la Universidad de Victoria, en Canadá, que está detrás de un inédito estudio del arte rupestre del Paleolítico.

El alcance geográfico del proyecto es ciertamente ambicioso: abarca más de 350 yacimientos arqueológicos, "lo cual no es tanto si se tiene en cuenta que son 30.000 años de historia".

Pero además, implica posar la mirada en lo que muchos otros científicos han pasado por alto antes.

El alcance geográfico del proyecto es ciertamente ambicioso: abarca más de 350 yacimientos arqueológicos, "lo cual no es tanto si se tiene en cuenta que son 30.000 años de historia".

Pero además, implica posar la mirada en lo que muchos otros científicos han pasado por alto antes.

Los "dibujos ignorados" están allí desde la Edad de Piedra, hace 10.000 a 40.000 años, y representan parte de uno de los legados artísticos más antiguos del mundo, en la fase final del último período glacial en Europa (por eso se lo llama también arte de la era del hielo).

Silenciosos e inexplorados, podrían estar hablándonos de "un cambio fundamental en las habilidades mentales de nuestros ancestros", dice Von Petzinger: la capacidad de articular un código, la misma que se requiere para desarrollar una escritura como hizo luego el hombre moderno.

Y en muchos casos, su existencia no es ninguna novedad.

gifgooglenews