Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El argumento que queremos explicar puede ilustrarse con un ejemplo en una latitud remota: la fila de unos visitantes muy especiales a una galería de Brisbane, en Australia


La fila no la integraban asiduos a los museos. De hecho, y aunque sin duda sería difícil comprobarlo, ninguno había visto una pintura en toda su vida.

Sin embargo, con tan solo un poco de entrenamiento lograron desarrollar un genuino gusto por el arte. A su paso por las distintas salas, mostraban una clara preferencia por las construcciones cristalinas de Picasso o las imágenes oníricas de Monet.

¿La abejas son más inteligentes que los seres humanos?

Las abejas pueden evaluar las distancias entre diferentes flores y planear complejas rutas para recoger el mayor volumen de néctar, con el menor esfuerzo.

Cuando se encuentran en la colmena tienen responsabilidades específicas, que van desde labores de limpieza hasta hacer las veces de sistema de aire acondicionado, soltando gotas de agua sobre los panales cuando el clima se torna muy caliente.

Y a pesar de que los humanos cuentan con un número de neuronas 100.000 veces mayor al de las abejas, los rudimentos de muchos de los comportamientos a los que damos más importancia pueden apreciarse también en el contexto de la compleja vida de la colmena.

¿Así que cuál es la diferencia entre nuestra materia gris y la de estos insectos y otros animales?

¿Son los cerebros grandes un desperdicio de espacio?

Empecemos por decir que cerca de una quinta parte de lo que comes es utilizado como energía en la comunicación de los 100.000 millones de células grises de tu cerebro.

Si con esa enorme masa no tenemos una ventaja frente a otros animales diminutos, entonces podríamos concluir que sí se trata de un gran desperdicio.

Sin embargo, no todo está perdido. Entre los beneficios de tener un gran cerebro, es que somos más eficientes en lo que hacemos.

Muy bien, podemos recordar muchas cosas. ¿Qué más?

Charles Darwin describió estas distinciones como "diferencias de grado, no de especie".

Tomando en cuenta la historia de la civilización humana y todo lo que ha logrado, tiene que ser cierto que los seres humanos tenemos una habilidades especiales que no poseen los demás animales. ¿Correcto?

La cultura, la tecnología, el altruismo y muchos otros rasgos han sido considerados como señales claras de la grandeza del hombre. No obstante, mientras más evalúas estas demostraciones de ingenio, se hace más evidente que la diferencia con otros animales no están grande.

gifgooglenews