Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Por un lado, una investigación reciente señala que las personas que siguen una dieta mediterránea viven más años -y sí, esta dieta supone el consumo diario (aunque moderado) de vino


El alcohol mata las células del cerebro: Si bien el consumo de alcohol puede trastocar tus funciones cognitivas de forma temporal, no destruye las células del cerebro de forma permanente. Lo que sí daña es a las dendritas, pequeñas "antenas" de las neuronas que transmiten mensajes eléctricos del cerebro al resto del cuerpo.

¿Te ha pasado tomar un poco más de lo normal y, por ejemplo, enviar mensajes mal escritos? ¿O ver a tus amigos tratando de caminar en "línea recta"? En ambos casos, las dendritas se están haciendo notar.

Comer mucho antes = ¿sobriedad asegurada?: Comer puede enlentecer el proceso de absorción del alcohol en el cuerpo, pero NO impedirá que te emborraches.

Un café y una ducha fría pueden ponerte sobrio:  ¿Piensas que el agua que recorre tu cuerpo puede hacer desaparecer al alcohol que ya está en tu estómago? No suena muy posible. Un café y una ducha solo podrán despertarte un poco, pero nunca quitarte la borrachera.

La cerveza te ayuda a recuperarte luego de hacer ejercicio: 

Estudios respaldan esta teoría  y sugieren que:

  1. Los hidratos de carbono ayudan a reponer las reservas de energía.
  2. El agua no cuenta con las vitaminas y minerales que aporta la cerveza.
  3. La carbonatación ofrece grandes beneficios para la salud

Ahora bien, la realidad es que las bebidas hidratantes para deportistas tienen un efecto muy similar y no desencadenan todos los efectos secundarios negativos del alcohol, que, por ejemplo, obstaculiza el transporte de enzimas digestivas y nutrientes esenciales en el cuerpo.

Comer antes de acostarte reducirá la resaca del día siguiente: ¿Cuántos hemos salido de bailar y fuimos directo a un local de comida rápida? Lo sé, somos muchos. Llegamos con el afán de saborear una deliciosa hamburguesa y una porción de papas fritas y pensamos que estos alimentos promoverán la eliminación más veloz del alcohol.

Pero lo cierto es que este tipo de comida lo único que te dará al día siguiente será reflujo. La combinación de grasa y alcohol representará una bomba de resaca que te hará sentir peor al despertar por la mañana.

gifgooglenews

americanenglishcompany