Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La fundación Univida buscar brindar programas educativos a las zonas más vulnerables del país. La tecnología es su mayor herramienta


El 62% de los jóvenes de las zonas rurales de Colombia no se matriculan en la educación media y, apenas el 1% de las matrículas universitarias que se registraron en 2016, provienen del campo, una suma preocupante en comparación con las que hacen referencia a 2015, donde se estableció el 2%, según el Ministerio de Educación.  

Para el año 2017, la proporción de la población económicamente activa (PEA) del país que había completado la educación media, fue de 33,5%; el 23,2% logró completar la educación básica primaria; el 5,7% la educación básica secundaria; el 10,9% la técnica profesional o tecnológica, el 8,0% la universitaria y el 3,4% el postgrado, informó el Departamento Administrativo Nacional de Estadística, Dane. 

Frente a esta crisis educativa, donde las personas que se encuentran en las zonas más marginadas y vulnerables de Colombia no tienen acceso a la educación, y donde el nivel educativo profesional es muy bajo, la Fundación Universitaria de Popayán, a través de la Unidad Académica Virtual y a Distancia, Univida, busca brindar una solución con su proyecto ‘Semillas de Educación’. 

“La iniciativa pretende llevar educación hasta los lugares más remotos y vulnerados de nuestro país. La idea es que el estudiante pueda recibir formación sin que tenga que salir de su lugar de residencia para que con el aprendizaje obtenido pueda ayudar a fortalecer su región”, explica Andrés Arboleda, director de Univida. 

A pesar del esfuerzo del Gobierno Nacional de llevar internet a la totalidad del territorio nacional, “las condiciones geográficas son agrestes y obstaculizan la conectividad. Por esto desde Univida decidimos cargar todo nuestro contenido educativo en servidores portátiles basados en computadores de placa reducida como el Raspberry. Son contenidos de aprendizaje como Bibliotecas Digitales Creative Commons y Open Access, recursos interactivos, laboratorios virtuales, cursos cortos y pregrados virtuales en administración de empresas agropecuarias, comunicación social, trabajo social entre otros”, añadió el director. 

El proyecto se fundamentó en 3 fases. La primera fue la visita a López de Micay, un pequeño municipio ubicado en el noroccidente del Cauca, uno de los departamentos con mayores precipitaciones en el mundo y que carece de vías de acceso al centro del país, en donde “llegamos con el programa de Administración de Empresas Agropecuarias en la modalidad virtual. Como es una zona agrícola, es una buena opción para que la comunidad pueda profesionalizarse en este sector y la región siga creciendo económicamente”, afirma Juan Manuel Nates, director de Ademagro de Univida. 

“López nos pareció un escenario idóneo para poner a prueba la eficiencia y eficacia del proyecto. El alcance de esta fase cubre el macizo colombiano (sur del Cauca y norte de Nariño) y norte del Cauca sobre la cordillera”, aclara A