Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cientos de vallas de zinc fueron instaladas en el borde de la carretera que limita con el barrio Ceballos, por donde se movilizará el papa para llegar a la misa del domingo. El alcalde encargado de la ciudad ordenó el desmonte de las estructuras


Como indignante fue calificado en redes sociales el hecho de que se hubiera cerrado con vallas altas de zinc el barrio Ceballos, que colinda con la carretera por la que se desplazaría el papa Francisco para llegar hasta uno de los muelles del Puerto de Cartagena, en donde se tiene prevista la misa del próximo domingo. 

El cerramiento obstaculizaría la vista de los residentes ante el paso del máximo jerarca de la Iglesia católica, de visita en Colombia desde el pasado 6 de septiembre.

Según le contó a W Radio Martha Angulo, presidenta de la Junta de Acción Comunal de ese barrio, la acción fue realizada por el distrito de Cartagena “en compañía de Contecar, para tapar lo que no se puede hacer, la miseria y el abandono en el que se encuentra nuestra comunidad. Quieren taparnos como si tuviésemos una enfermedad o no fuésemos dignos de tener nuestros espacios libres. Nos quieren encerrar como si fuésemos animales”.

Luego de las fuertes críticas que generó esta acción, el alcalde encargado de Cartagena, Sergio Londoño, señaló que la instalación de dichas vallas no había sido autorizada por la administración local y envió una comisión, integrada por la Corporación Turismo Cartagena de Indias y los alcaldes locales, para verificar quién dado la orden para cerrar el barrio de Ceballos.

No obstante, en la página oficial de la Alcaldía Mayor de Cartagena, en Facebook, se publicó que el alcalde encargado se había desplazado hacia el lugar para “aplicar los correctivos necesarios para que la comunidad no se vea afectada por las medidas de seguridad impuestas por las autoridades del Vaticano y puedan realizar un cerramiento que les permita estar integrados al evento de forma segura”.

Asimismo, según reseña el diario local El Universal, la instalación de las vallas continuó durante la tarde y la noche del jueves, a pasar de que Londoño había dado la orden de detener el montaje.

Este viernes, la Alcaldía de Cartagena procedió con el desmontaje de las vallas y rejas metálicas que había sido instaladas a lo largo de la carretera y que tapaban la visibilidad hacia esta. Es decir, Francisco no hubiese podido ver las fachadas de las casas que bordean la carretera en uno de los barrios en que habitan miles de personas pobres de la ciudad.

Londoño aseguró que se utilizarán las vallas convencionales, como las que serán utilizadas en el centro histórico de la ciudad, la avenida Pedro de Heredia y el barrio San Francisco, en donde el papa Francisco cumplirá parte de su agenda durante su último día en Colombia.

FOTO: @GiordanoBrunoFi

Fuente: El Espectador 

gifgooglenews