Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Jorge Bergoglio será el tercer sumo pontífice en visitar a Colombia. Cada una de estas se dio en un momento económico diferente, hubo casos de bonanzas y momentos difíciles


Pablo VI, Juan Pablo II y ahora Francisco son los representantes de la Iglesia que han venido al país, y aunque los expertos destacan que han dejado un mensaje positivo, el impacto de las visitas no se sintió en la economía de cada año.

José Antonio Ocampo, codirector del Banco de la República e historiador económico, dijo que “la llegada de cada Papa ha sido un gran acontecimiento para la historia del país, sin embargo, no se vio reflejado en mejores cifras económicas. En los 60, cuando llegó Pablo VI, estábamos en un auge y en una etapa de crecimiento sostenido. Mientras que en los 80, estábamos en un periodo en el que había una crisis, aunque sostenida por una pequeña bonanza cafetera”.

Específicamente, los principales fundamentales que sostuvieron a la economía en estos periodos (1968 y 1986) fueron las bonanzas cafeteras, el crecimiento industrial y el intento por diversificar las exportaciones.

Sin embargo, ahora, el Primado de Italia llega en otras condiciones. De acuerdo con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), la economía solo creció 1,25% en el primer semestre y la confianza del consumidor, así como los resultados en industria y comercio, está en su peor momento.

No obstante, Carlos Sepúlveda, decano de Economía de la Universidad del Rosario, comentó que “la visita del Papa genera una gran expectativa y puede impulsar al comercio”.

Infografía de la Republica.co

El panorama económico con el que llega el Papa Francisco no es el mejor de los últimos años. La variación del PIB solo fue 1,25% en los primeros seis meses, un desempeño que es el más bajo de los últimos ocho años, si se tiene en cuenta que la economía crecía a tasas de 2% y 6%.

Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, afirmó que “la economía en los primeros seis meses no fue el mejor, aunque ya era esperado por la mayoría de los analistas. El consumo estuvo restringido en gran parte de los colombianos por cuenta del incremento de los impuestos y eso frenó las cifras de industria y comercio minorista”.

Precisamente, uno de los indicadores que mide Fedesarrollo es la confianza de los consumidores, el cual inició 2017 con el resultado más bajo, -30,2%, aunque cerró el primer semestre en -11,7%.

Por su parte, en comercio minorista, las cifras del Dane detallaron que en abril tocaron el punto más bajo con una variación de -2%. Posteriormente, este indicador fue mejorando cerrando junio con cifras a favor y un incremento de 1%.

Guillermo Botero, presidente de Fenalco, sostuvo que “los comerciantes están esperando que el segundo semestre sea mejor que el primero, porque las ventas estuvieron bastante disminuidas por cuenta de la Reforma Tributaria que se aprobó en diciembre de 2016”.

En industria, el Dane informó que el semestre ha sido deficiente, ya que en junio la variación de la producción fue -1,9% y en el personal ocupado -1%, aunque las ventas subieron 0,4%.

Jorge Iván González, economista y profesor de la Universidad Externado de Colombia, aseguró que “la economía colombiana no tiene los mejores resultados, pero todo esto es por cuenta el choque petrolero, del cual no supimos sacar provecho y dejamos pasar la bonanza”.

Fuente: La República.co/ Jhon Guzmán Pinilla

gifgooglenews