Otros articulos:

americanp

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Cada hora, 42 ciudadanos fueron sancionados por la Policía por comportamientos contrarios a la convivencia en los últimos seis meses


Al día, 991 personas recibieron llamados de atención y multas pedagógicas por parte de los uniformados. Ellos incumplieron con alguno de los 243 artículos del Código de Policía, que entró en vigencia el pasado 30 de enero, y que no es más que una guía de normas de convivencia y respeto.

Desde el próximo 1 de agosto, la etapa de socialización y pedagogía del Código culmina y entra en vigencia la aplicación de los cuatro tipos de multa –que van desde los $ 98.362 hasta los $ 786.898– para sancionar a los que no respetan la convivencia. Además, habrá sanciones para otras conductas, como la falta de adopción de medidas especiales para eventos con aglomeración de personas (falta de ambulancias, exceso de ruido), las construcciones sin licencia y la contaminación visual.

El dolor de cabeza de las autoridades a nivel nacional sigue siendo el consumo de bebidas embriagantes en espacio público. Desde el martes, esta infracción costará $ 393.499.

Esa conducta es una de las más reiteradas: se impusieron 35.158 sanciones pedagógicas por esta causa. Las siguientes en la lista fueron el porte de elementos cortopunzantes (17.595); las riñas (13.217); orinar en la calle (10.054) y ocupar el espacio público (9.465). En total se impusieron 288.100 medidas tanto correctivas como pedagógicas en todo el país.

El general Jorge Hernando Nieto, director de la Policía, dijo  que la entrada en vigencia del Código ha contribuido positivamente en los indicadores de seguridad. Nieto dice que hay una disminución en los homicidios por hechos de intolerancia (162 vidas salvadas) y en las lesiones personales (cayeron un 24 por ciento: 14.451 personas heridas menos). 

En esta disminución fue clave la mediación de los policías, quienes, a través del diálogo lograron solucionar 48.286 enfrentamientos, muchos de ellos entre familiares y vecinos. La causa más frecuente fue el ruido en horas de descanso.

En total, 49.745 personas participaron en los programas comunitarios o actividades pedagógicas, muchas de ellas después de ser sorprendidas colándose en los sistemas de transporte masivo. 

En Bogotá se resalta qu