Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cerca de 150 mujeres sobrevivientes de abuso sexual se reúnen en el sector El Morro para conmemorar el ‘Día Nacional por la Dignidad de Violencia Sexual’ y enviar un mensaje al país de que se debe erradicar este delito


Al evento han llegado mujeres de varias zonas del país, pero las anfitrionas son las del Pacífico sur. También hay celebraciones en el Atlántico, Meta, Buenaventura, Norte de Santander y Barrancabermeja.

El mensaje de bienvenida estuvo a cargo de la periodista y también sobreviviente Jineth Bedoya, quien lidera la campaña ‘No es hora de callar’. “Lo más difícil de ser sobreviviente de violencia sexual es que nos crean. Cuando decimos que tenemos que romper ese silencio significa que los operadores de la justicia entiendan que la palabra de una mujer en un juicio debe ser suficiente. Uno de los obstáculos más grandes es que la justicia no cree en las mujeres violentadas”, dijo. “Hoy tenemos la voz para seguir adelante”, agregó.

Por su parte la representante de Onu Mujeres, Belén Sanz, destacó el proceso de empoderamiento y de lucha de las sobrevivientes. “La violencia sexual es un crimen que queremos erradicar, los conflictos tienen rostros y generan impactos., que afectan la vida de la sociedad y de la comunidad”, indicó.

“Tuve la oportunidad de acompañar a Jineth Bedoya cuando se decretó el 25 de mayo. Sabemos además que la violencia sexual no solo ha ocurrido en el conflicto colombiano sino en otros países donde está presente la guerra”, agregó.

Sáenz dijo que hoy, 25 de mayo, no es solo un día para conmemorar la vida y la lucha de sobrevivientes de violencia sexual sino para erradicarlo y destacó, además, el acuerdo de paz con las Farc. “El acuerdo de paz es un momento para generar un cambio, sabemos que la construcción de la paz no es un punto fácil pero sabemos que desde el camino de la paz es posible”, dijo.

En la tarde de este jueves se realizará un acto simbólico en la playa con las mujeres sobrevivientes, quienes lanzarán una flor morada al mar que representa lo que quieren liberar. Un taller de empoderamiento y por último, el concierto en homenaje a las sobrevivientes de violencia sexual a cargo de Santiago Cruz, en compañía con las cantadoras del Pacífico Sur y salsa choque Quendambux.