Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Analistas y sindicatos coinciden en que el panorama laboral en el país es preocupante. El Gobierno celebra que desempleo esté en el 9,7%. Tasa de sindicalización llega al 4,4%


Al porcentaje de informalidad del 65%en los trabajadores colombianos y al hecho de que más del 50% gana el salario mínimo, este año se suma al panorama laboral del país la reforma tributaria que, según la academia y los sindicatos, le resta gran poder adquisitivo al trabajador y hace que los empleos sean cada vez menos remuneradores.

Sin embargo, el Gobierno mira el horizonte con mayor optimismo. El Ejecutivo, para el que la tasa de informalidad según el DANE es del 49% celebra el hecho de que el desempleo esté en un solo dígito: 9,7%, como se registró en marzo, periodo en el que además con respecto al año pasado se crearon casi medio millón de puestos de trabajo. Y ponen de presente desde la oficialidad que durante la era Juan Manuel Santos se han generado más de 3 millones de empleos.

“Panorama preocupante”

Para Jaramillo la perspectiva laboral en Colombia “es preocupante”, porque “más allá de las cifras oficiales del 49% de informalidad, nosotros creemos hay que medirla con dos criterios: uno es protección social y el otro contratación directa y derechos en el trabajo, que da un porcentaje del 65%, que es el número de personas no afiliadas al sistema de seguridad social en pensiones.

Coincide Arias con lo anterior al advertir que “los dos temas más sensibles para los trabajadores son la informalidad, que es de un 65% sin seguridad social, y el que más de un 50% ganan un salario mínimo, y el otro problema grave es la tercerización, por lo cual las empresas y el Gobierno no le reconocen plenamente los derechos a sus trabajadores ni les permiten la asociación sindical”.

“Trabajadores están mejor que antes”. Santos, de otro lado, dijo este fin de semana que su Gobierno mantendrá las políticas de empleo: “el mensaje que quiero dar desde aquí a todos los colombianos es que vamos a seguir con esas políticas para entregar el Gobierno el año entrante con más gente ocupada y el desempleo aún más bajo”.

Frente a la formalización de los trabajadores, recordó que “hoy hay inspectores de trabajo en todo el país supervisando el cumplimiento de las obligaciones para los trabajadores, los empleados en servicios domésticos  tienen plenos derechos laborales, la licencia de maternidad se amplió y gracias al Servicio Público de Empleo, 450.000 colombianos han logrado ubicarse”.

Y aseguró en este sentido: “vamos a acelerar cada vez más la formalización de los empleos para que todos tengan acceso a sus prestaciones”.

“Sindicatos estamos debilitados”

El modelo neoliberal y la violencia contra los sindicalistas son las razones por las cuales “los sindicatos estamos muy debilitados”, en la mirada del secretario de la CUT: “la combinación perversa del modelo neoliberal y la violencia antisindical nos ha reducido sensiblemente, por una parte porque todo el modelo neoliberal apunta a la flexibilización laboral, que no haya grandes sindicatos y la violencia ha logrado amedrentar y asesinar muchos activistas sindicales”.

Al respecto, asegura Arias que “antes de que empezara el modelo” la tasa de sindicalización estaba en el 16%, y ahora sube levemente el 4%.

El investigador del Observatorio Laboral rosarista, del mismo modo, señala que “el dialogo social en Colombia es muy reducido, que la gente tenga canales comunicación y reivindicaciones de mejoras superiores a las establecidas en la ley, porque la tasa de afiliación sindical es solo del 4,4%”.

Agrega el master en derecho del trabajo que la tasa de sindicalización en los últimos 15 años se ha mantenido entre el 4 y el 4,5%, poniendo de presente que “la más alta que tuvimos fue hace 20 años, del 17%, lo cual sigue siendo muy bajo porque países como Uruguay, Argentina y toda Europa llegan a tasas de sindicalización de más del 60%”.

Explica que la tasa de sindicalización en América Latina “la han desarrollado porque hubo gobiernos progresistas en Brasil, Uruguay, Argentina, donde el movimiento sindical adquirió una importancia significativa, se forjaron altas tasas de sindicalización y una gran tasa de representación”.

¿Tributaria: en contra o a favor?

También están de acuerdo desde la academia y los sindicatos en que la reforma tributaria ha entrado a jugar un papel antagónico para los trabajadores colombianos.

“La fuente de ingresos vitales de los trabajadores se vio seriamente afectada por la reforma tributaria y el Consejo de Estado, además, regañó al Gobierno porque la forma de fijar el salario mínimo de 2016 no fue correcta, con lo cual también se perdió poder adquisitivo. Y si uno suma disfuncionalidades en la fijación del salario mínimo a través de los años en detrimento del poder adquisitivo de los trabajadores, más el tema de reforma tributaria, el trabajo cada vez es menos remunerador”, considera el especialista.

Para Arias, en este mismo sentido, la reforma tributaria “le ha hecho perder significativo poder adquisitivo a los salarios en Colombia, y con el IVA nos quitó tres puntos a todos indiscriminadamente. Pero el gran capital además le ha venido haciendo exoneraciones a la tributación y han descargado mucha actividad de los impuestos a los trabajadores”.

No obstante, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha sostenido siempre que, de hecho, la reforma busca generar empleo. Durante los debates de aprobación del proyecto a finales del año pasado, el jefe de la cartera económica así lo aseguró.

“La Reforma Tributaria Estructural permitirá despejar el panorama fiscal del país, promover la inversión, incrementar los incentivos para creación de empresa y la generación de empleo. Con la disminución de la carga tributaria a las empresas, se da un espaldarazo contundente a la competitividad del país, al mismo tiempo que protege a los asalariados. Los empleos que se van a generar en la próxima década serán desde el sector privado, porque el público llegó a su tope, y para eso necesitamos competitividad y simplificación de impuestos en las empresas”, dijo en su momento Cárdenas.

La labor de mintrabajo

Reconoce Jaramillo que hay propuestas del Ministerio de Trabajo “sobre posibilidades de negociar por sector y prohibir pactos colectivos, que han minado el desarrollo sindical, porque es la posibilidad de pactar un grupo de trabajadores con la empresa condiciones laborales sin constituir sindicato: eso es sui generis, es único en el mundo, y eso afecta mucho la posibilidad de que los sindicatos crezcan, por eso la importancia de que esas negociaciones lleguen a buen puerto”.

Sin embargo, Arias es pesimista al respecto: “la política económica, social y laboral que hoy prima en el Gobierno es la del modelo neoliberal, de tal manera que desde la cartera laboral lo que se ha hecho es ser funcional a esa situación. La ministra Clara López ha presentado una agenda laboral interesante, pero ha tenido la recriminación del empresariado y eso no va a tener un desarrollo positivo”.

Se refieren ambos al paquete de cinco proyectos de ley y decretos en materia laboral que, en el marco de la Comisión Permanente de Concertación de Políticas Salariales y Laborales, fueron presentados por el Ministerio de Trabajo. Estas iniciativas, de acuerdo a lo esbozado por López en su momento, “contribuyen a la protección de los derechos en el trabajo, relacionados con regulación de pactos colectivos, representatividad sindical, huelga en servicios públicos esenciales, política de trabajo decente y trabajadores independientes en ejercicio de una ocupación”.

La paz y el trabajo. Si en algo finalmente coinciden tanto la academia como los sindicatos y el Gobierno, es en el hecho de que la paz redundará en buenas noticias para el trabajo en el país.

La ministra López dijo este fin de semana que “esperamos que en el marco de la implementación de los acuerdos de paz y en un nuevo escenario de reconciliación para Colombia, el país aumente la generación de empleo, a lo que se suma que, según algunos pronósticos, si bien el 2016 no tuvo los resultados económicos esperados, confiamos que durante el presente año los indicadores cambien”.

A su turno, el investigador del Observatorio Laboral plantea que “en cuanto a la reinserción laboral de excombatientes y víctimas, el trabajo se constituye en un elemento de construcción de paz que debe ser articulado a través de la formalización de las relaciones laborales en el sector rural y las garantías para la participación de organizaciones y movimientos sociales, así como para la movilización y la protesta social que emanan de los acuerdos de paz que están en proceso de implementación”.

Y para la CUT se resalta en materia laboral de los acuerdo de paz el compromiso de establecer un plan de formalización laboral y seguridad social para los trabajadores rurales, las garantías para los movimientos y organizaciones sociales, para la movilización y protesta pacífica y la reparación colectiva a organizaciones sindicales afectadas por el conflicto.

Las marchas

Para hoy, 1 de marzo, Día Internacional del Trabajo, calcula la CUT, cerca de dos millones de trabajadores se movilizarán por todo el país, “exigiendo al Gobierno Nacional salarios dignos, formalización laboral, cumplimiento de los acuerdos y negociación justa con los trabajadores estatales, implementación de los acuerdos de paz y rechazo a las políticas del Gobierno”.

Las marchas se realizarán en las principales capitales de departamentos de todo el país a partir de las 9 de la mañana.

Fuente: ElHeraldo.com

gifgooglenews

americanenglishcompany