Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El Departamento Nacional de Planeación, DNP, ha advertido que el 81 por ciento de los municipios del país no tienen actualizado el POT y el 97% no contemplan el riesgo dentro de sus prioridades


A esto se le suma, que de acuerdo con el Ideam en información publicada en marzo, el 28% de la población está expuesta a un alto potencial de inundación, y el 31% a una amenaza por movimientos en masa, asociados a crecientes súbitas.

Manuel Fernando Castro, subdirector territorial y de Inversión Pública del Departamento Nacional de Planeación, explicó que el ordenamiento es un elemento clave para reducir las causas y la acumulación del riesgo de desastre, “por ello la importancia de instrumentos como los POT donde los alcaldes son los directos responsables de este proceso en sus municipios. Lo anterior es un reto que se debe asumir en la medida que 81% de los instrumentos municipales están desactualizados”.

El funcionario aseguró que el programa de POT Modernos, el cual comenzó a ejecutarse en junio de 2016, se convierte en la oportunidad para que los alcaldes “contemplen el componente de gestión del riesgo y de adaptación para orientar un uso y ocupación adecuada del territorio”.

¿Y por qué aún hay 97 % de municipios a los que el riesgo no les ha preocupado? Para el subdirector Castro dicha circunstancia se presentaba porque los POT no incluían ese mandato “por ello la necesidad de que estos sean actualizados y para actualizar el POT es obligatorio hacer estudios” y, es de aclarar, que muchos municipios no tienen los recursos para hacerlos.

En este mismo sentido, Simón Gaviria, director del DNP, insistió en que son los alcaldes los directos responsables del ordenamiento territorial en sus municipios. “Además, hay que fortalecer la institucionalidad, pues todos los departamentos y municipios de más de 250.000 habitantes deben tener una dependencia o entidad de gestión del riesgo”.

Gaviria destacó que las pérdidas y daños asociados a épocas de lluvia intensa, como la ocurrencia de fenómenos como La Niña, son el resultado de los escenarios de riesgo que se han construido en el pasado. “En ese sentido, los desastres que ocurran en el futuro se derivarán de las acciones y las decisiones que se tomen en la actualidad”, dijo.

Además, para el director Gaviria es importante señalar que la ciudadanía también tiene un rol importante a la hora de mitigar los impactos de los desastres y “muchos colombianos no son conscientes de su responsabilidad frente a la generación, la reducción y el control del mismo. Los procesos de ocupación del territorio sin una debida planificación, una gestión ambiental, un ordenamiento territorial insuficiente, el incumplimiento de estándares de diseño y de construcción y la falta de estrategias de seguimiento y control; inciden necesariamente en la construcción del riesgo en el país”, dijo Gaviria.

Pero, ¿por qué es importante el POT a la hora de reducir las causas y la acumulación del riesgo de desastre?

Gaviria lo explicó de manera sencilla al destacar que es a través del POT como se analizan las amenazas y las condiciones de riesgo de un territorio y esto permite orientar la zonificación para su uso adecuado. “Además, es el soporte para priorizar las intervenciones de corto a largo plazo que se deben realizar por parte de las alcaldías, gobernaciones, corporaciones autónomas regionales así como del Gobierno Nacional y los diferentes sectores; con el fin de reducir la vulnerabilidad frente a la ocurrencia de desastres asociados a fenómenos naturales”. Es decir, el POT es una herramienta que le permite conocer a un alcalde su territorio y así tomar decisiones, como por ejemplo, qué tipo de construcciones puede permitir y en qué lugares exactos.

Sí hay diagnósticos

Es de anotar que hace apenas dos semanas, el Ideam advirtió que el 12 % del territorio está localizado en áreas con una mayor susceptibilidad a inundarse. Según el Ideam: 12 millones de colombianos están riesgo por amenaza de inundación.

Ómar Franco, director del Ideam, explicó que estas áreas se concentran en el oriente del país, en las llanuras bajas de las cuencas de la Orinoquia y la Amazonia, en los valles de las regiones Caribe y Pacífica, en la depresión Momposina, en los valles de los ríos Sinú y Alto San Jorge, en las tierras bajas del río Atrato, en los deltas de los ríos San Juan, Telembí, Patía y Mira; y en los valles de los ríos Cauca y Magdalena, incluida la Sabana de Bogotá.

“Los departamentos con mayor población expuesta a inundaciones son Valle, Atlántico, Cundinamarca, Magdalena, Antioquia, Córdoba, Cesar, Cauca y Meta. A nivel municipal, Bogotá, Cali y Barranquilla son los municipios con más alta población ubicada en zonas de mayor potencial de inundación”, dijo Franco.

A pesar de esta radiografía y de que el país cuenta con 22 mapas departamentales y 27 mapas municipales en los que se detallan la amenaza por Inundación, para Carlos Iván Márquez, director de la Unidad de Gestión del Riesgo, Ungrd, es muy preocupante que los autoridades locales no asuman en los POT la responsabilidad de conocer el riesgo.

“Estos estudios que ha entregado el Ideam tienen que ser coherentes con los planes de ordenamiento, de lo contrario, no tendrán ningún impacto”, dijo.

Márquez puntualizó diciendo que la situación es alarmante. “A mí lo que me preocupa es que los análisis que ha hecho el Ideam no son tenidos en cuenta en los planes de ordenamiento. Los alcaldes deben entender que es Ley y deben hacerlo, deben incluirlo, es una norma, tienen que hacerlo o sino los entes de control pueden comenzar a llamarlos”, señaló.

Fuente: ElColombiano.com

gifgooglenews

americanenglishcompany