Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ocurrió en Medellín a mediados de diciembre del 2016 cuando un ciudadano grabó un procedimiento policial tras una llamada de alerta. Mientras recogía las imágenes, un policía se acercó y le golpeó con el bolillo la mano en la que portaba el celular; luego, al parecer, lo agredió en repetidas oportunidades


Una acción como esta será cosa del pasado. La Ley 1801 del 2016 o Código de Policía y Convivencia estableció, en el artículo 21, la posibilidad de que los ciudadanos puedan grabar las intervenciones policiales, entre ellas las amonestaciones de tránsito, retenes, intervenciones en lugares públicos, incluso, operativos judiciales.

“Cualquier persona está facultada para grabar el procedimiento teniendo en cuenta que se cataloga el procedimiento de la Policía como una actividad pública”, resalta el capitán Juan David Palacio Ardila, abogado asesor de la Secretaría General de Bogotá y uno de los encargados de construir el código. El artículo también establece que el policial que no permita hacer esa grabación estará incurriendo en una causal de mala conducta, lo anterior, siempre y cuando no justifique la prohibición de grabar el procedimiento.

Como toda ley, tiene sus excepciones. “El policía puede obstruir cuando se afecte el derecho de un menor, la preservación de custodia de una escena del delito que se pueda alterar o cuando se afecte el derecho a la privacidad”, señaló el capitán Palacio.

Antes de la entrada en vigencia de este código, la normatividad era vacía, había zonas grises porque aunque no estaba prohibido, tampoco estaba establecido. Por eso, la policía considera este artículo como una novedad que va a ayudar a darle transparencia a las intervenciones y para evitar abusos policiales.