Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Para contribuir a la restauración ambiental del embalse del Neusa es necesario integrar a las comunidades. Por eso, dentro del proyecto se ha realizado socialización con líderes ambientales y estudiantes de los colegios


En más de 12 hectáreas del Parque Forestal Embalse del Neusa, cercano a los municipios de Tausa y Cogua, están creciendo árboles nativos de bosque andino, en donde otrora predominaban las plantaciones de pino y que han sido talados por la Corporación Autónoma Regional (CAR) de Cundinamarca, para restaurar el ecosistema.

Este terreno hace parte de un proyecto piloto que se ejecuta en 500 hectáreas del embalse y que lidera la Escuela de Restauración Ecológica de la Universidad Javeriana desde el 2014 en conjunto con la CAR. Con este se busca devolverle a este espacio su riqueza medioambiental.

“En los años 50 se realizaron plantaciones de pino y en ese momento no tenían información sobre los efectos de esta planta en el ecosistema”, explicó Jorge Ignacio Barrera, investigador de la Javeriana.
 
El objetivo del proyecto es reemplazar las especies de flora invasoras, como el retamo espinoso, que tiene efectos negativos en la zona, por árboles nativos.

Para ello, escogieron algunas hectáreas en donde la CAR había removido pinos para reconvertirlas. Según explicó Sandra Contreras, investigadora de este proyecto de la Universidad Javeriana, se realizó una plantación estratégica con el fin de evitar el crecimiento de especies invasoras.

“Lo que hicimos fue hacer siembras de núcleos, es decir, en alta densidad sin dejar espacio para las otras especies. Además, instalamos perchas artificiales, que son unas estructuras que nos permiten atraer aves a la zona, pues ellas pueden traer semillas de especies nativas y ayudar a dispersarlas”, señaló Bustos.

Fuente: El Tiempo

americanenglishcompany