nectarsidebar

corporacionandina

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Ciudades principales como Bogotá, Cali y Medellín, además de algunos de sus municipios aledaños, han reportado precipitaciones constantes, particularmente en horas de la tarde o de la noche


Lo más recomendable durante estas épocas de ‘invierno’ es llevar elementos esenciales como sombrilla o capas y botas pantaneras. Claro: sin olvidar el tapabocas, la mascarilla y el alcohol u otras herramientas de bioseguridad que nos han acompañado desde hace más de un año, cuando el covid-19 llegó al país.

La lluvia en cantidades torrenciales afecta un sinnúmero de aspectos más allá de lo biológico. En Bogotá, por ejemplo, se han visto algunas zonas inundadas y de difícil tránsito. En Medellín hubo dificultades con el transporte público y, además, en estos tiempos de ‘trabajo en casa’ las redes de todo tipo suelen afectarse por el agua.

También hay un riesgo que no ha pasado desapercibido por los especialistas: la lluvia ácida. Según el Ideam, la lluvia ácida es uno de los fenómenos climáticos causados a raíz del desequilibrio medioambiental.

“Se caracteriza principalmente por la formación de precipitaciones con un carácter de acidez (que incluyen la lluvia, la nieve y la depositación de partículas), que causan efectos importantes sobre el medio”, puntualizó la entidad.

Esta lluvia ácida se produce, esencialmente, por la interacción de gases contaminantes en el ambiente. Es, además, un riesgo latente en momentos cuando llueve casi a diario, por horas y con inusitada intensidad.

De hecho, el pasado 19 de marzo se dio a conocer un estudio de la Universidad Nacional respecto al tema en los tiempos recientes.

En esta investigación se determinó que los altos niveles de contaminación en Medellín podrían cambiar las propiedades químicas del agua de lluvia que caería sobre la capital de Antioquia. El análisis contempló 42 eventos de lluvia monitoreados. De estos, en 31 hubo resquicios y propiedades de lluvia ácida.

Lea Bogotá y departamentos del centro de país unidos por un nuevo aire

Mauricio Ramírez Arias, magíster en Ingeniería - Recursos Hidráulicos de la Universidad Nacional de Colombia, sede Medellín, conversó con este diario y dijo que, pese a las dificultades que puede evidenciar la lluvia ácida, aún no se conoce incidencia directa en una posible consecuencia letal para las personas que reciban el agua contaminada.

“En Colombia, a pesar de que no se han evidenciado científicamente efectos importantes sobre los ecosistemas relacionados con la lluvia ácida, el Ideam viene desarrollando actividades relacionadas con el monitoreo del comportamiento químico a largo plazo de la lluvia en diferentes ciudades del país desde el año 1997”, indicó la entidad en su página oficial.

 

logogooglenews

Pin It