nectarsidebar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las bajas precipitaciones en la parte alta de las montañas, propias de esta época del año, han ocasionado la disminución frente a su capacidad total, de los embalses que soportan el abastecimiento de agua para la capital del país y los municipios aledaños


 Por tal razón la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, hace un llamado a la ciudadanía en general, para que implementen diferentes estrategias en los hogares, que permitan disminuir el consumo y evitar el desabastecimiento en el futuro.

Pese a que el nivel actual de los embalses es bastante bajo, existe la suficiente agua almacenada para garantizar que por el momento no haya desabastecimiento en la Sabana de Bogotá, entretanto se consolide la temporada de lluvias y el nivel de los embalses regrese a la normalidad; comentó Humberto Hernández, Coordinador de la Red de Monitoreo Hidrometeorológico de la CAR Cundinamarca.

Sin embargo el llamado de la Corporación es que se adquiera el hábito de hacer uso racional del agua, aún más en este momento de cuarentena nacional, desde los hogares se deben adoptar comportamientos cotidianos que vayan encaminados al uso eficiente del líquido.

 Estado de los embalses

• A la fecha, 30 de marzo, las reservas de agua están de la siguiente manera:

Agregado Norte: 316 millones de metros cúbicos (Mm3), equivalente al 38% de su capacidad total. Embalses del Neusa 64 Mm3 (55%), Sisga 34 Mm3 (37%) y Tominé 218 Mm3 (35%).

• Sistema Chingaza: 144 Mm3, equivalente al 50% de su capacidad total, embalses Chuza: 119 Mm3 (53%) y San Rafael: 24 Mm3 (35%).

• Embalses menores del sur (Chisacá-Regadera): 8,8 Mm3 (86% de su capacidad total).

• Las descargas por embalse están: Neusa: 2.0 metros cúbicos por segundo (m3/s), Sisga: 4.0 m3/s y Tominé: 8.0 m3/s; el trasvase desde Chuza: 0.0 m3/s, bombeo de San Rafael: 8,4 m3/s. 

 

logogooglenews

Pin It