Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El corredor vial que atraviesa el municipio de Soacha y la entrada al municipio de Sibaté en la vía Bogotá - San Miguel, se han convertido en puntos críticos  y estratégicos para que las autoridades ambientales y de Policía, al año logren realizar varias incautaciones de fauna silvestre


Los animales son comercializados o explotados, dejando graves daños de base a los ecosistemas naturales de estas especies, que por lo general son trasportadas de forma violentada.

En el municipio de Soacha se ha evidenciado el aumentado de la cacería deportiva, lo que obligó a la CAR a adelantar junto con ProCAT Colombia, una nueva estrategia para  generar conciencia sobre su cuidado.

De esta manera se vienen realizando acercamientos a las zonas y grupos que conocen la geografía y la presencia de fauna silvestre en sus territorios, con el fin de mitigar amenazas que hoy son latentes para las especies como el atropellamiento, el tráfico de fauna, la cacería y la perdida de hábitat.

Gina Gómez, investigadora de ProCAT Colombia, recientemente realizó una socialización con docentes, empresas de servicios, funcionarios de la CAR y la Alcaldía de Sibaté, con el fin de mostrar e identificar junto con ellos, elementos que permitan caracterizar la situación actual de las especies. Acerca de ese trabajo señaló: “A través de este convenio buscamos estar de la mano con la comunidad y las instituciones, en este caso de Soacha y Sibaté, para conocer acerca de esas presiones que enfrenta la fauna silvestre, las cuales están generando que perdamos a una velocidad muy acelerada esa riqueza natural de los animales en la zona, ocasionando pérdidas en los servicios ecosistémicos que ellos nos prestan.”

Además precisó que no solo se trata de los beneficios del humano, sino de las especies como tal y su entorno. Es por esto que a través  de los encuentros que propicia el equipo de trabajo de la Corporación y ProCAT, que se llega a las comunidades en sus localidades, veredas, escuelas, universidades y casco urbano, con un modelo de encuesta y algunas imágenes de las especies de fauna, para que sean identificadas por la gente y se logre mitigar en estos municipios y en todo Cundinamarca la afectación a los mismos.

gifgooglenews