Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Nelly Villamizar, quien regresó a sus funciones tras un año de retiro, visitó la zona rural de Tausa, en donde hace un año había suspendido a varias empresas dedicadas a la minería


La magistrada Nelly Villamizar, quien emitió el fallo mediante el cual se ordenó por primera vez la descontaminación inmediata del río Bogotá, regresó a sus funciones en el Tribunal Superior de Cundinamarca este mes. Y, una de sus primeras acciones, fue regresar a hacer el minucioso seguimiento de la sentencia que puso su nombre en la palestra pública en 2004.

Por eso, la magistrada recorrió las veredas Rasgata y Pajarito, ubicadas en el  municipio de Tausa, al norte de Bogotá, para revisar qué había pasado con aquellas empresas mineras suspendidas hace un año.

Cabe recordar que, hace un año, la magistrada bloqueó una resolución del Ministerio de Ambiente en la que se ampliaban las zonas compatibles con la minería (ZCM) en la sabana de Bogotá de 11.000 a 18.000 hectáreas.

La magistrada argumentó que el documento quedaba suspendido hasta comprobar que las zonas habilitadas no estaban en páramos ni lugares clave para el nacimiento de ríos y quebradas y que no vayan en contra del macroproyecto que pretende limpiar al río Bogotá.

Tras esa decisión, Villamizar inició un recorrido por todos los polígonos mineros de la Sabana de Bogotá cuyas actividades afectaran directa e indirectamente la calidad del agua del río Bogotá.

Tras ese ejercicio, la magistrada y su equipo decidieron suspender las actividades de aquellos predios que no cumplieran con las reglas ambientales necesarias para proteger al río Bogotá.

En esta ocasión, la magistrada visitó el polígono 13, en Tausa. Allí, junto a funcionarios de la CAR Cundinamarca verificaron la suspensión de la mina de explotación de carbón y planta de coquización en la vereda Rasgata en Tausa, además de la visita a la empresa de producción de materiales de arcilla.

“Tenemos que ver desde el Tribunal como se racionaliza el uso del suelo, como se soluciona el derecho que tienen las personas de explotar y usar el territorio pero también que tiene la comunidad de disfrutar de un ambiente sano, ecosistema que hay que proteger”, manifestó la Magistrada Villamizar.

Según informó la CAR, “se abordaron temas relacionados con los programas de sustitución y reconversión de las actividades agrícolas y ganaderas en la zona de páramo y las restricciones a las mismas; zonificación de zonas de preservación, conservación y protección”.

gifgooglenews