Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Las abejas son polinizadores claves para el equilibrio de los ecosistemas y la supervivencia de la especie humana. Su alarmante declive en las últimas décadas está poniendo en jaque la seguridad alimentaria mundial y nuestro alrededor


Sin ellas, no sobreviviríamos más de cuatro años, advierte la ciencia, y el mundo tal y como lo conocemos sería cosa del pasado en cuatro telediarios. ¿Pero, cómo ayudarlas? En lugar de permanecer con los brazos cruzados, esperando políticas que protejan sus ecosistemas para salvarlas, es decir, para salvarnos de un auténtico cataclismo, podemos hacer un sinfín de cosas cotidianas que pueden ayudar a sobrevivir a estos insectos, indispensables para el planeta.

Plantar flores amigables con las abejas, elegir siempre miel orgánica o, por ejemplo, ayudarles a encontrar agua son algunas ideas que puedes llevar a la práctica fácilmente para ayudar a frenar su progresiva extinción. Si este tipo de prácticas se extienden, pequeñas acciones individuales pueden hacer una gran diferencia:

1. Elige plantas ecológicas: Si queremos convertir en un refugio para ellas nuestro pequeño jardín en el balcón, alféizar de la ventana, terraza o en un pequeño terreno, la elección de las plantas es fundamental.

Adquirir plantas ecológicas, es decir, no tratadas con productos químicos es una manera de ayudarles de un modo sencillo y, por supuesto, luego hemos de cuidarlas del mismo modo.

2. Elige plantas locales: Si queremos hacerlo mejor todavía, optemos por plantas locales. Las plantas nativas no solo son más fáciles de cuidar, ya que tendrán el clima apropiado, sino que, por lo general, sus flores resultarán a la hora de atraer a las abejas.

3. No utilices pesticidas: Una jardinería compatible y respetuosa con las abejas es aquella que requiere el mínimo de pesticidas. En concreto, aquella que ahuyenta los insectos que nos interesan y, cuando se precise utilizar productos plaguicidas, hacerlo de modo que sea factible controlar las plagas con métodos naturales.