Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Humedal La Herrera con 258 hectáreas, es el recurso hídrico natural más grande de la Sabana, actualmente sufre por explotación minera en sus orillas y putrefacción de una porción de sus aguas


Actualmente, La Herrera funciona como un reservorio de agua para usos agrícolas, recibe bombeo a través de canales para mantener su nivel a través de una minipresa, el primer gran impacto que cambió sus condiciones hídricas fue definido por el naturalista Thomas van der Hammen como la construcción del canal del río Bojacá, que interrumpió con sus jarillones los valles que originalmente lo alimentaban.

Al lago llegan aguas negras provenientes de Mosquera y Madrid que, además de crear un paisaje negro y putrefacto, altera procesos bióticos del cuerpo de agua. Sin embargo, la minería es la actividad que podría destruir más rápido este humedal del mapa colombiano.

Doce empresas explotadoras como Sociedad Vista Hermosa García Triana y Recebera Vista Hermosa exacaban en un sistema montañoso que bordea el humedal. De los cerros Grande y Las Águilas extraen arena para construcción, roca pequeña utilizada para compactar y construir avenidas, ademas arenas blancas para elaboración de vidrios.

La fauna del humedal

Según un estudio de Loreta Rosselli, del Doctorado en Biología de la Universidad Nacional, este lugar cuenta con las poblaciones más grandes y diversas de aves acuáticas de los humedales de la Sabana, ofrece refugio a miles de patos canadienses y chorlos que llegan en época migratoria de octubre desde Norteamérica.

“Estudié diecinueve humedales de Bogotá y sus alrededores y ninguno resultó tan rico en aves como La Herrera, en donde se registraron 45 especies, algunas únicas en el mundo como la tingua y garcilla dorada bogotana, que podrían correr la misma suerte que el mítico zambullidor andino, especie endémica que se extinguió recientemente en el país”, indicó Rosselli.

¿El Gobierno culpable de su destrucción?

El Ministerio de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial, a través de la Resolución 1197 de 2004, estableció áreas compatibles para la minería en la Sabana de Bogotá, incluidas las montañas que limitan con La Herrera. Adicionalmente, la Ley 1382 de 2010, que modifica el Código de Minas, determina como zonas excluidas de la minería los humedales tipo Ramsar, de los cuales La Herrera no hace parte.

El acuerdo Ramsar, firmado en Irán en 1971, establece criterios para humedales que se han identificado “de importancia internacional”, especialmente como hábitat de aves acuáticas. Colombia solo tiene dos de este tipo: la laguna de La Cocha en Nariño y la laguna de Chingaza entre Cundinamarca y Meta.

Fuente: Unimedios

gifgooglenews