Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Tras cuatro años de suspensión de las corridas de toros en Bogotá, gracias a la voluntad política del ex alcalde Gustavo Petro, el 22 de enero regresarán a Bogotá las masacres taurinas y con ellas el activismo de quienes se oponen a la violencia contra los animales y a su explotación en espectáculos


AnimaNaturalis, organización para la defensa de los animales, realizará un performance frente a la plaza la Santamaría para protestar por el regreso de las corridas de toros, el incumplimiento de la sentencia C-666 de 2010 de la Corte Constitucional y el uso de bienes públicos para actividades violentas.También pretende reabrir la discusión sobre el uso de animales con fines de entretenimiento y la legalidad de espectáculos a costa del sufrimiento y la muerte de seres sensibles.

Según la vocera, “es momento de retomar el debate público para seguir estimulando el cambio social gracias al cual las corridas de toros están desapareciendo”.

Además, anunció que continuarán trabajando en medidas legislativas y constitucionales para poner fin a las corridas de toros y otros espectáculos crueles con animales. “Aunque el congreso actual es mayoritariamente conservador y retardatario, vemos más apertura a iniciativas que hasta hace poco parecían imposibles como la ley de circos sin animales. En cuanto a la Corte, estamos atentos a los nuevos magistrados que llegarán en marzo. En esta instancia aún hay caminos por ensayar”, agregó la vocera.

Aunque AnimaNaturalis aspira a que las corridas de toros desaparezcan por rechazo cultural y jurídicamente busca su prohibición en virtud del reconocimiento de derechos fundamentales a los animales, considera que normativamente podría irse avanzando vía autonomía territorial, mediante iniciativas tramitadas por los consejos municipales o mecanismos como las consultas populares.

Finalmente, la vocera reiteró el desacuerdo con “el favorecimiento de Peñalosa al regreso de las corridas de toros. Es cierto que una sentencia de la Corte ordenó la reapertura de la Santamaría, pero también que un fallo previo, de 2010, condicionó el espectáculo a que se elimine o morigere el sufrimiento de los animales. Esperábamos que el alcalde diera la pelea política en atención a esta providencia. En cambio, le entregó la plaza a los taurinos sin reparo”.

gifgooglenews