Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
  • La sequía ha disminuido el nivel del río Teusacá dos metros
  • Esta fuente hídrica beneficia 6.300 hogares en distintos municipios
  • La comunidad protege estos recursos naturales

A diferencia de otros acueductos del país, este –que cubre los municipios de Sopó, Chía, La Calera y Guasca– no toma el agua de nacimientos o pozos profundos, sino del río Teusacá. Una fuente hídrica que por la presión y uso del suelo que recibe en la parte alta de la cuenca, suele llegar en condiciones variables.

La doctora Maritza Bernal, encargada del laboratorio, de la planta de tratamiento del Acueducto Progresar E.S.P en Guasca, cuenta que las muestras de agua cruda que entran a tratamiento deben ser medidas más de seis veces al día, pues entran con una turbiedad de 20 y a las tres horas está en 800. Ella es la encargada de analizar el líquido que sale hacia los 6.300 hogares beneficiados por el acueducto.

El deterioro del río es cada vez más fuerte, intensificándose en temporada seca donde termina dos metros por debajo de su nivel normal. Adicionalmente tiene pérdida de vegetación nativa del 26 % y una ganancia de pastos y cultivos del 12 %. También hay ausencia de cohesión social desequilibrando el ecosistema en este lugar.

Manos a la obra

Laura Holguín, bióloga de la Universidad Nacional, ayudó a realizar el análisis del río y terminó por convertirse en la Embajadora de la Gran Cuenca, desde hace tres semanas se ha encargado de recorrer las diferentes comunidades para explicar a las personas la importancia de esta fuente hídrica.

Es así como se reunieron a campesinos e interesados en el tema para que hicieran de vigías, encargados de llevar el conocimiento que reciben de expertos a sus comunidades y recolectar información sobre lo que pasa alrededor de la cuenca.

Este proyecto busca que para finales de este año existan 50 vigías. Un grupo de personas de diferentes edades e intereses que puedan señalar a las autoridades ambientales dónde se están haciendo los vertimientos, cuáles son los trayectos con mayor presión por uso y qué especies están dejando de llegar a la cuenca o regresando al río tras largos períodos de ausencia.

Adicionalmente, se quiere conquistar a los distintos actores que se benefician del agua para que la Gran Cuenca del Río Teusacá se convierta en ejemplo para el resto de municipios de Cundinamarca.

Fuente: El Espectador

gifgooglenews