Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Estudios del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC) indican que entre 1967 y 2012 el país le dijo adiós a una cobertura boscosa equivalente al área del departamento de Cundinamarca


Las cifras ambientales del territorio nacional no son para nada alentadoras. Es más, ya podrían catalogarse como catastróficas. Actualmente, el 40% del país ya padece de algún grado de erosión y el 15,6% de los suelos está afectado por la sobrecarga de ganado y cultivos.

El IDEAM y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible indicaron que en 2014 la tasa de deforestación alcanzó el 16%, mientras que la Procuraduría General de la Nación aseguró que en 2015 el 61% de los municipios colombianos albergaron alguna actividad minera, de los cuales el 25% lo hizo de forma ilegal.

A este turbio panorama se suma ahora una mala nueva para los recursos naturales colombianos, evidenciada por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi en su última publicación “Suelos y Tierras de Colombia”.

Según el IGAC, al comparar el mapa de bosques de 1967 con el mapa de cobertura y uso de la tierra de 2012, se llegó a la lamentable conclusión de que Colombia ha perdido 2.456.050 hectáreas de bosques.

Es decir que en 45 años, el país se despidió de una cobertura boscosa equivalente a la superficie en área del departamento de Cundinamarca.

En 1967, el territorio nacional contaba con 68.223.717 hectáreas de bosques, que representaban el 60% de todo el país, y que ocupaban la totalidad de los departamentos de Amazonas, Putumayo, Vaupés, Guaviare y Guainía, y gran parte del Chocó, Caquetá, Arauca y Nariño.

Estas zonas verdes estaban conformadas por 62,7 millones de hectáreas de bosque primario (terrenos ocupados por bosque en su estado natural, sin ninguna intervención); 2,9 millones de bosque secundario (masas arbóreas o arbustivas que aparecen después de la destrucción del ecosistema natural); y 2,5 millones de bosque en proceso de tala (despoje de las especies con valor comercial del área boscosa).

En 2012, los bosques se redujeron a 65.767.667 hectáreas (el 58% del país), representados en 60,7 millones de hectáreas de bosques primarios y secundarios y 5 millones de bosques fragmentados con pastos y cultivos.<