Megacity

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
Pin It

El presidente  Donald Trump, anunció que la semana que viene firmará una nueva orden ejecutiva como medida de coacción contra la caravana de migrantes centroamericanos que avanza hacia predios estadounidenses


A puertas de las elecciones de medios término, que se celebrarán el próximo 6 de noviembre, Trump ha desplegado al Ejército estadounidense en la frontera para persuadir por la fuerza a los migrantes de que no es una buena idea cruzar, y ha amenazado con negarles el derecho al asilo a quienes hayan llegado.

Esas dos medidas, sin embargo, tendrían que cruzar grandes obstáculos jurídicos, lo que parece indicar que el propósito de los anuncios tiene objetivos más electorales que prácticos, advierte un análisis de AP.

Piedras contra fusiles

El mandatario estadounidense ha demonizado a los migrantes centroamericanos y ha calificado de "invasión" las largas caminatas que hacen a pie desde países como Honduras y Guatemala. Sin embargo, aunque Trump aseguró este jueves que el ejército respondería con fusiles ante cualquier ataque con piedras, este viernes moderó su posición y dijo que en ese caso los soldados solo efectuarían arrestos, refiere Excélsior.

El discurso anti-inmigración de Trump, que garantizó la victoria electoral en 2016, se ha exacerbado en las últimas semanas para tratar de persuadir el voto republicano y así garantizar la mayor cantidad de curules en las dos cámaras del Congreso a días de la elección.

¿Qué pueden hacer las tropas en la frontera?

Trump ha evitado dar mayores detalles sobre cómo piensa reformar el sistema de asilo, aunque las leyes estadounidenses permiten a los migrantes solicitar esa condición en la frontera o después de cruzarla. Aparentemente, la idea es restringir esa posibilidad únicamente a los puestos oficiales de ingreso.

"A estas caravanas ilegales no se les permitirá el ingreso a Estados Unidos y deben regresar ahora, porque están perdiendo su tiempo", dijo el mandatario, que ha prometido que enviará al menos 5.200 soldados adicionales para resguardar la frontera entre México y EE.UU.

Sin embargo, el despliegue de soldados no implica que los uniformados tengan carta blanca para actuar contra los migrantes. ¿La razón? La Ley Posse Comitatus de 1978 impide a los militares realizar acciones de orden civil, es decir, no pueden detener ni procesar a personas que intentan cruzar la frontera, recuerda The Huffington Post.

Fuente: RT

logogooglenews
Pin It