Otros articulos:

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cuando Donald Trump prometía en la Convención Republicana en Cleveland que construiría una "gran valla fronteriza" entre EE.UU. y México para frenar la inmigración ilegal y los carteles de la droga, sus seguidores repetían eufóricamente: "Build the wall!" ("¡Construye el muro!)


Trump, quien fue coronado como candidato republicano para las elecciones presidenciales de noviembre, tiene como una de sus principales promesas de campaña erigir esa barrera a lo largo de los 3.000 kilómetros de frontera entre ambos países.

1. Migración: vidas en juego

Una de las consecuencias más serias de un muro fronterizo sería el riesgo que supondría para los miles de migrantes que diariamente intentan llegar a EE.UU..

No es algo nuevo: desde 1994 EE.UU.ha instalado vallas que hoy alcanzan 1.100 kilómetros de la frontera, y eso ha hecho que los inmigrantes deban buscar pasos más remotos y arriesgados.

En el desierto, las temperaturas de día pueden superar los 50ºC de día y por las noches llegar a puntos de congelación. El río Bravo/Grande es uno de los más caudalosos y cruzarlo implica un riesgo alto.

En la actualidad EE.UU. tiene 21.000 agentes fronterizos, un 518% más que hace dos décadas, según el Reporte del Estado de la Frontera, elaborado por el Centro Wilson, el Colegio de la Frontera Norte y el Centro Norteamericano de Estudios Transfronterizos.

2. Seguridad: un muro ineficaz contra el narcotráfico

Catapultas, cañones, rampas, drones y sofisticados túneles. Los traficantes de drogas y otros productos ilegales han encontrado múltiples formas de evadir el actual muro fronterizo.

Algunos expertos creen que un muro de cuatro metros de altura como el que propone Trump resultaría inútil ya que los traficantes cuentan con múltiples maneras de evadirlo.

Este investigador de la Escuela de Estudios Transfronterizos, de la Universidad Estatal de Arizona, considera que pagan "justos por pecadores" por una política mal pensada, como la del muro.