nectarsidebar

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Durante cuatro días, 5.000 ovejas son esquiladas en este Mundial que incluye un concurso internacional y pruebas. Deberán hacerlo en el menor tiempo posible y serán juzgados por la calidad y también por la forma en la que la cortan


La velocidad permite atenuar el estrés del animal, solo cuenta un 40% del puntaje. Detrás del podio de esquila, otro juez observa a la oveja para comprobar posibles cortes o arañazos. La calidad de la esquila también se examina: si el esquilador pasó dos veces para esquilar y si quedan pedazos de lana.

Una vez esquilado, sueltan al animal por un tobogán, y el ganadero apaga su afeitadora antes de tomar a otro ovino y comenzar el baile delante de un juez, junto a otros cinco competidores internacionales.

Los esquiladores llegan de 34 naciones (entre ellos Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, España, así como también Japón, Noruega, Malvinas o las Islas Cook) que utilizan este método, llamado Bowen o neozelandés, el más extendido en el mundo.

“Hay que estar fuerte mentalmente para pensar solo en la esquila”, dice el sudafricano Mayenseke Shweni, que compite en Francia para conservar su título de campeón del mundo de 2014 y 2017 de esquila con tijeras. 

Fuente: EFE

 

logogooglenews

Pin It