Otros articulos:

nectarportadainicio

americanp

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cambios en el uso del suelo. Esa es la variable que, de acuerdo con varios expertos consultados por Mongabay Latam, más aporta al cambio climático en países latinoamericanos como Colombia, Ecuador y Chile


La deforestación se ha convertido en una “herramienta” para cambiar suelos de vocación forestal a pastos para ganadería, ampliación de la frontera agrícola.

Pablo Cuenca, doctor en Ciencias Forestales e investigador y profesor de la universidad ecuatoriana Ikiam, dice que en su país la principal fuente de emisiones de gases de efecto invernadero es el cambio de uso de suelo.

“Si no deforestamos evitamos que el CO2 se fugue y permanezca fijado en los bosques”, dice. Cuenca también destaca que entre 2014 y 2016 el Ministerio del Ambiente de Ecuador (MAE) reportó alrededor de 94.000 hectáreas deforestadas y que un estudio, del cual es coautor, mostró que entre 1990 y 2008 en la provincia de Esmeraldas -una de las más afectadas por deforestación en el país.

Lea  El cambio climático pudo haber incentivado la evolución humana

Para Colombia, la tasa de deforestación, especialmente en la Amazonía, viene en aumento desde la firma del Acuerdo de Paz con la guerrilla de las Farc. Dolors Armenteras, bióloga, doctora en Geografía e investigadora de la Universidad Nacional de Colombia, está convencida que la deforestación seguirá aumentando porque la frontera de colonización en la Amazonía no tiene límites.

Una amenaza

Este 2019 las Naciones Unidas resalta el cambio climático como una de las mayores amenazas para el desarrollo sostenible en todo el mundo pues sus efectos provienen de las acciones insostenibles de la humanidad, que tienen implicaciones directas en la vida de las generaciones futuras.

Según el más reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), publicado a fines de 2018, los efectos de un calentamiento global de 2 grados centígrados (°C) serían nefastos y por eso cambió la meta mundial: la temperatura del planeta no debe superar los 1,5 °C.

Le interesa Cambio climático y CO2: Cuánto carbón se explota en América Latina

El informe también indica que para no sobrepasar los 1,5 °C se necesitarían transiciones “rápidas y de gran alcance" en los usos de la tierra, energía, industria, edificios, transporte y ciudades, así como reducir, para 2030, las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2).

Sin duda, son desafíos apremiantes y para nada fáciles de alcanzar.

gifgooglenews

todoslosarticulospoinciana