Otros articulos:

nectarportadainicio

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Jair Bolsonaro, actual presidente del Brasil, estrenó su gobierno con un fuerte golpe a los pueblos indígenas y ONGs a través de la firma de dos decretos


Uno, en el que transfiere poderes de la Fundación Nacional del Indio (Funai) al Ministerio de Agricultura, y otro que concede al ministro de la Secretaria de Gobierno, Carlos Alberto Dos Santos Cruz, la misión de "supervisar, coordinar, monitorear y acompañar actividades y acciones" de las ONGs.

Los pueblos indígenas y tribales son los mejores conservacionistas y guardianes del mundo natural. Las evidencias demuestran que cuidan de sus entornos naturales y de la fauna salvaje mejor que nadie.

Sin embargo, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, aseguró que Brasil no se comprometerá con "nuevas metas" de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero junto a la ONU y defendió el desarrollo de "ciertas actividades económicas" en zonas de conservación

Los indígenas ya se están resistiendo. Los pueblos aruak, baniwa y apurinã han dicho: “No queremos ser diezmados por las nuevas acciones de este Gobierno. Nuestras tierras desempeñan una función vital en el mantenimiento de la biodiversidad. Somos personas, seres humanos como usted, señor presidente, nacimos, crecemos… y después morimos en nuestra tierra sagrada, como cualquier persona en la Tierra. Estamos preparados para el diálogo, pero también dispuestos a defendernos.”

gifgooglenews

americanenglishcompany